La Consejería de Medio Natural ha activado el protocolo dedisuasión de fauna en Pesaguero y ha instado a un establecimiento hostelero de esta zona alta de Liébana a dejar de verter restos de comida y desperdicios cuyo olor estaba atrayendo a algunos animales, entre ellos Beato, el oso pardo que fue liberado tras su recuperación en abril del año pasado y que recientemente fue localizado de nuevo en los montes lebaniegos.

Medio Natural ha aclarado hoy en un comunicado que el protocolo de disuasión de fauna se aplica "desde hace unos días" y se mantendrá activo mientras sea necesario.

La Consejería ha realizado esta precisión después de que la Fundación Oso Pardo (FOP) haya afirmado que la integración del oso 'Beato' en el medio natural "no es tan completa" como ha anunciado el Gobierno de Cantabria, ya que el animal "vuelve a buscar comida cerca de las casas", por lo que cree necesario aplicar medidas de disuasión.

El Gobierno explica que agentes del Medio Natural han iniciado, siguiendo las indicaciones de los técnicos, la aplicación del protocolo de disuasión de fauna habitual en estos casos tras la detección por los propios agentes de la existencia de un punto de atracción de fauna en el municipio de Pesaguero.

Según precisa, a esta zona alta de Liébana habían comenzado a acudir algunos animales de diferentes especies a alimentarse durante la noche debido a la existencia de un vertido de desperdicios y restos de comida que se estaban arrojando desde un establecimiento de hostelería para alimentar unos cerdos en una pradería cercana.

Esto conllevaba que algunos animales, atraídos por el poderoso olor, se acercaran al lugar para alimentarse durante la madrugada. Entre los animales que se han podido detectar acudiendo al vertedero se encontraba Beato, el oso pardo que fue liberado tras su recuperación en abril del año pasado y que recientemente fue localizado de nuevo en los montes lebaniegos, además de otros carnívoros y ungulados.

Además de desarrollar el citado protocolo de disuasión de la fauna durante las madrugadas, se ha instado a los responsables del establecimiento para que dejen de verter restos de comida y desperdicios en la zona.

El Ejecutivo señala que las actuaciones se han realizado "de forma discreta, evitando generar alarmas que en nada contribuyen a la resolución de este tipo de situaciones, más aún cuando el lugar en el que se han producido está alejado de núcleos de población y elcomportamiento de la fauna está provocado por el alimento que se ha puesto a su disposición".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.