Según ha informado el sindicato en una nota de prensa, el trabajador, un conductor de ambulancia, solicitó la reducción en noviembre de 2017 por cuidado de hijo menor a cargo. Es padre de dos hijos pequeños, uno de ellos de seis años y con discapacidad.

La demanda que FS-TES presentó ante el Juzgado de lo Social número 2 de Palma relata que la empresa inicialmente aceptó la solicitud, pero después se la negó. Más tarde volvió a aceptarla y a negarla y finalmente concedían la reducción de jornada parcialmente y por una semana.

El presidente de FS-TES, Rubén Uroz, ha explicado que hasta en tres ocasiones se ha intentado llegar a una conciliación para evitar el juicio, pero se ha demorado 19 meses, un retraso que el sindicato atribuye a la actitud de la empresa. Por este motivo, la organización sindical solicita una indemnización adicional por los daños y perjuicios causados al trabajador.

Uroz ha denunciado la "nula sensibilidad" de "una empresa que cobra dinero público y que da un servicio dentro del ámbito sanitario". Además, ha manifestado que no entiende como se ha llegado a juicio cuando "todo se podría haber evitado con un simple cambio horario".

Finalmente, el sindicato ha instado al Servicio de Salud de Baleares (IbSalut) "rescate de una vez el sector de ambulancias programadas e internalice el servicio". "Da verdadera vergüenza que con dinero público paguemos a este tipo de empresas privadas, que deberían dar servicios sanitarios de calidad", ha concluido Uroz.