Manteros vendiendo en las calle de Barcelona.
Manteros vendiendo en el frente marítimo de Barcelona. Julio César Guerra

Los diferentes actores implicados en el abordaje de los manters han subscrito un acuerdo para afrontar el top manta en Barcelona que incluye la instalación de jardineras y de chiringuitos para disuadir a los vendedores ambulantes en el frente marítimo, según ha avanzado 'El Periódico' y han confirmado fuentes municipales.

Esta medida, implementada en el Portal del Ángel por la alerta antiterrorista, ha hecho disminuir la presencia de manteros en esta zona.

El documento de trabajo también prevé extender el dispositivo permanente de plaza Catalunya y del Portal de la Pau a toda la ciudad. La Guardia Urbana liderará los operativos porque tiene la competencia sobre ocupación del espacio público, pero contará con el apoyo de los Mossos d'Esquadra, en la línea de lo que ya sucede.

Este documento de trabajo implica el Ayuntamiento, la Generalitat, la Guardia Civil, la Policía Nacional, el puerto, Renfe y TMB. Los Mossos y los cuerpos policiales españoles se comprometen, según las mismas fuentes, a hacer un plan de choque para intervenir la mercancía y las redes de importación y venta, tanto en naves como en las aduanas.

En las estaciones de Renfe o de metro serán los vigilantes de seguridad los que tendrán que evitar que se instalen los vendedores ambulantes, así como impedir el traslado de mercancía fuera de Barcelona. También habrá colaboración con la Policía Portuaria en la zona del puerto.

También se plantean proyectos para ayudar los manteros a encontrar una salida laboral, con la colaboración de Barcelona Activa. Una opción sobre la mesa es el trabajo en los mercados municipales, Mercabarna y la Cofradía de Pescadores de Barcelona.

El Ayuntamiento se compromete a ampliar los planes de ocupación municipal que ya existen, y que el año pasado supusieron la contratación de 100 vendedores ambulantes. El 72% ya ha encontrado otro trabajo y no ha vuelto a la manta, apuntan desde el consistorio. También hay la cooperativa de ropa y servicios DiomCoop, que espera seguir creciendo sin depender de las subvenciones.

El documento habla de la posibilidad de modificar la Ley de extranjería para acortar de un año a tres meses el plazo para conseguir un permiso de trabajo.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.