Se trata en ambos casos de las peores evoluciones del país. En concreto, Castilla y León registra el mayor descenso de la facturación del sector industrial que cayó en tres autonomías y aumentó en el resto lideradas por Castilla-La Mancha, con un 13,4 por ciento.

Además, en lo que va de año la facturación del sector industrial cayó un 7,1 por ciento en Castilla y León, frente a un 2,5 por ciento en España, de nuevo el peor dato del país.

Respecto a la entrada de pedidos, Castilla y León registra también la mayor caída del país donde este índice ha bajado en dos comunidades, se ha mantenido invariable en Cataluña y ha crecido en el resto de los territorios liderados de nuevo por Castilla-La Mancha, con un 16,1 por ciento más.

En lo que va de año la evolución de la entrada de pedidos también es negativa en Castilla y León que con un -7,5 por ciento registra el segundo peor dato del país, sólo por delante de Murcia (-14,9 por ciento). La evolución a nivel nacional es del 2,1 por ciento.

A nivel nacional con el dato de marzo, la facturación de la industria encadena tres meses de tasas interanuales positivas, mientras que los pedidos suman dos meses de alzas tras un mal arranque de año.

En el caso de la cifra de negocios, la tasa de marzo ha sido una décima superior a la de febrero, mientras que en los pedidos la tasa interanual ha sido 2,2 puntos inferior.

Corregido el efecto calendario y la estacionalidad, la cifra de negocios de la industria creció un 1,4 por ciento en marzo, tasa casi dos puntos inferior a la de febrero. Los pedidos, por su parte, progresaron un 2 por ciento interanual, por debajo del incremento del 5,1 por ciento del mes anterior.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.