Se trata de una comisión que estará formada por especialistas de toda la región y cuya labor antes la desempeñaban las diferentes gerencias de los hospitales castellano-manchegos.

Así lo ha explicado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, en rueda de prensa tras celebrarse el último Consejo de Gobierno de la legislatura, señalando que este decreto tiene como fin regularizar el trabajo de personas que se ocupan de la formación de especialistas en la región, tutores o jefes de estudio.

Incluye las especialidades referidas a Médicos Internos Residentes (MIR), Biólogos Internos Residentes (BIR), Enfermeros Internos Residentes (EIR) o Farmacéuticos Internos Residentes (FIR).

Este decreto aborda la creación de nuevas unidades docentes en estas materias en Castilla-La Mancha, y está elaborado por las direcciones de Ordenación y Planificación, la de Calidad y Humanización y de Asistencia Sanitaria.

Según los datos ofrecidos por el consejero de Sanidad, en 2010 había formándose en

la región 1.000 residentes, en 2014 con el Gobierno del PP 868; mientras que en 2018 se han formado 1.486. "No solo hemos superado al PP, sino que hemos superado las mejores cifras del PSOE, casi 1500 especialistas formándose, que en siguientes años se augura mucho mejor".

Asimismo, ha añadido que en 2018 la oferta de especialistas ha sido de 415, "cifra que habla por si misma", ha afirmado Fernández, en comparación con las 183 plazas ofertadas por el PP en 2014 y las 376 que se ofertaron en la región en 2010.

Consulta aquí más noticias de Toledo.