Grumpy Cat
Una imagen del Instagram de Grumpy Cat. REALGRYMPYCAT / INSTAGRAM

Hace unos días, las redes sociales despedían a una de las gatas más famosas de internet, Grumpy Cat, la gruñona protagonista de cientos de memes desde 2012, que perdía a la vida a los siete años por una infección urinaria que se el complicó.

La apariencia que tenía Grumpy Cat fue el principal motivo que la llevó a la fama y lo que la convirtió en toda una influencer. Sin embargo, su cara de enfado no era más que el resultado de una enfermedad, el enanismo felino.

Ver esta publicación en Instagram

Another Annoying #NationalSiblingsDay

Una publicación compartida por Grumpy Cat (@realgrumpycat) el10 de Abr de 2019 a las 3:18 PDT

Esta afección viene, en ocasiones, ligada a más síntomas más allá del físico, como el hipotiroidismo o la insuficiencia renal, motivo por el que Grumpy Cat sufrió la infección y enfermedad propia de gatos adultos.

En los últimos años, algunas personas se han dedicado a criar gatos con estas características por su apariencia física, algo que otros han calificado de poco ético, si se tiene en cuenta que la vida del animal podría torcerse pronto, llegando a sufrir o morir de forma prematura.

Aunque el enanismo puede deberse a diferentes motivos, suele venir asociado a un trastorno llamado acondroplasia, que se debe a una alteración del ADN que provoca alteraciones en el crecimiento de los huesos y no deja que se desarrollen de manera normal, según detalla Hipertexual.

Además, en el caso concreto de Grumpy Cat, también sufría una anomalía genética bastante frecuente en gatos, el prognatismo, una deformación de la mandíbula que coloca los dientes inferiores por delante de los superiores, por eso se conoce como "mordedura torcida".

Una nueva raza

Grumpy Cat no ha sido ni el único, ni el primer gato que alcanzó la fama por su apariencia ligada al enanismo felino. Lil Bub llegó un año antes a internet a raíz de una publicación en Tumblr y a día de hoy cuenta con más de 2.100 millones de seguidores en Instagram. Se trataba de una gatita que, además de enanismo, también padecía polidactilia y osteoporosis.

Ver esta publicación en Instagram

It's May.

Una publicación compartida por Lil BUB (@iamlilbub) el1 de May de 2019 a las 3:46 PDT

Ambos gatos resultan adorables a su manera, por eso han alcanzado tantos followers en redes sociales. A través de ellos, se ha pasado de considerar el trastorno del enanismo, entre otros, como una nueva raza. Así, la cría de gatos enanos ha dado lugar al nacimiento de otra "raza", el gato Munchkin, conocido como gato salchicha.

Ver esta publicación en Instagram

☑️ Munchkin time!

Una publicación compartida por Albert Baby Cat (@albertbabycat) el20 de Mar de 2017 a las 9:20 PDT

El problema con esto es que, igual que le ocurre a los perros, este defecto del crecimiento puede ocasionar problemas óseos y afectar a la movilidad del animal, deteriorando la calidad de vida.

Por estos motivos, la cría de gatos con este tipo de alteraciones se ha convertido en el centro de muchos debates dentro del sector, hasta el punto de que muchos concursos de mascotas no aceptan su participación.

Y tú, ¿qué harías? ¿Criarías intencionadamente un gato con enanismo felino arriesgándote a que nazca un animal condenado a una vida de dolor?