Jordi Sebastià
Jordi Sebastià, candidato al Parlamento Europeo de Compromiso por Europa. COMPROMÍS

Jordi Sebastià es -junto a la candidata del PNV, Izaskun Bilbao- el único cabeza de lista que repite en las elecciones europeas. Encabeza una coalición de partidos autonómicos -regionales en jerga europea­­- integrada en el grupo de Los Verdes que espera que lidere el contrapeso por la izquierda al otro grupo en auge, el de los ultras.

¿En qué debería ponerse a trabajar el Parlamento Europeo tras el 26-M?
Recuperar el proyecto de renta mínima europea. Lo lanzó el presidente (de la Comisión Europea) Juncker, para personas por debajo del umbral de la pobreza, el 23% de la UE, y se quedó en el cajón. Para nosotros es una prioridad. La UE crea riqueza pero no bienestar, por eso crece el euroescepticismo.

Usted fue muy combativo contra la importación de naranjas de Sudáfrica. ¿Qué cabe hacer?
El acuerdo alcanzado con Sudáfrica se tiene que revisar para modificar las cosas que hayan sido negativas. Hay que ser muy duro, ha ido muy mal.

¿Los acuerdos comerciales que la UE firma con terceros no velan por el interés de sus ciudadanos, de los agricultores?
Hay que sacar el paquete agroalimentario de los acuerdos y repensar la política comercial. No está funcionando, crea riqueza para las grandes corporaciones y deja a gente fuera.

Representa a una coalición donde junto a Compromís está la CHA, Més, el Partido Castellano... ¿Las regiones necesitan de esta presencia en el Parlamento para defender sus intereses?
Uno de los puntos del programa es que el Comité de las Regiones pase a ser una cámara de primer nivel, vinculante, como un Senado pero que funcione. Europa tiene que ir dando más voz a las regiones. El nacionalismo de Estado es una de las grandes trabas para la construcción europea. Somos supereuropeístas, críticos, pero queremos construir, no irnos ni destruir. Ni somos secesionistas.

Entiendo que Puigdemont no tendría cabida en un grupo con ustedes.
Está en el grupo de Ciudadanos, en el liberal.

¿Las comunidades se coordinan mejor en el Parlamento Europeo que en España los gobiernos autonómicos?
Sí. Llamamos a nuestra fórmula 'cooperativa política' para que todo el mundo se integre. He sido el eurodiputado que más iniciativas ha hecho con respecto a Aragón. Y en Baleares, Aragón y la Comunidad Valenciana el PSOE gobierna con nosotros, pero en Bruselas nos da la espalda y pacta con PP y Cs.

¿Espera un cambio de actitud del PSOE en la próxima legislatura europea?
Esperamos que los números y el sentido común le obliguen. Va a subir la extrema derecha, con la que nosotros no vamos a tener ninguna relación, cordón sanitario absoluto con Vox. Y el otro grupo que crece son Los Verdes, que quieren avanzar de una manera más social y más sostenible, y nosotros estamos ahí. Tanto en el Pacto del Botànic, como en Aragón, en Baleares funciona, que también se vea en Europa y que los socialistas europeos dejen de defender la política neoliberal, que no está funcionando.

¿Cómo afrontan el previsible crecimiento de los ultranacionalistas?
Me preocupa la extrema derecha y también la oculta, y me refiero al PPE. En España se ha visto que no era para tanto, lo importante es aislarlo. Si son pocos pero empezamos a pactar... Nosotros no vamos a blanquear a la extrema derecha, ¿qué va a hacer el PP?

¿Compromís mejorará en Europa su batacazo del 28-A en el Congreso?
No tuvimos buen resultado y estamos preocupados. La gente confió en nosotros a nivel autonómico, pero en Madrid hicieron voto útil. Confiamos en tener el resultado de las municipales de 2015, que nos daría dos eurodiputados.