Candidatos
Los candidatos, en el debate. ACN

Los candidatos de BComú y ERC a la alcaldía de Barcelona, Ada Colau y Ernest Maragall, han protagonizado este lunes el momento más caldeado de un debate sobre la vivienda en el Casal de Barri Pou de la Figuera organizado por entidades, en el que también han participado el PSC, JxCat y la CUP, y en el que faltaron el PP y BCN Canvi-Cs.

Ambos se han enzarzado en una discusión porque la alcaldesa de la capital catalana ha cusado al alcaldable de los republicanos de no haber hecho el "trabajo que le tocaba" en materia de pisos sociales y de no haber plantado cara a los fondos buitre cuando tuvo responsabilidades de gobierno en el Ajuntament y la Generalitat. "No ha hecho nada y nos dice que no se ha hecho en estos cuatro años lo que no ha hecho en 40, y dice que lo harán en el próximo mandato", le ha dicho Colau a Maragall.

La réplica del candidato republicano, que formó parte de ejecutivos municipales con el PSC y después ha estado en el Govern con ERC: que cuando los socialistas estaban al frente del Consistorio, era ICV –integrada ahora en BComú– la responsable del ámbito de la vivienda y que no hay que "mirar al retrovisor y pasar cuentas", porque lo que conviene es mirar hacia adelante.

Durante el debate, a cargo de las asociaciones promotoras de la obligación de destinar un 30% de nuevas promociones a pisos sociales –la Favb, la PAH, el Observatori Desc, el Sindicat de Llogaters, la Abts y Crític–, también ha intervenido en la discusión el candidato socialista, Jaume Collboni, que ha pedido a Colau autocrítica. Además, ha apostado por promover medidas de prevención de la emergencia habitacional, como avalar a las familias que no puedan pagar el alquiler o crear un fondo de 15 millones de euros para impulsar subvenciones para quienes no tienen la posibilidad de hacer frente a su hipoteca.

Por su parte, Albert Civit, número cinco de JxCat y sustituto de la número dos, Elsa Artadi, hasta que ha llegado más tarde, ha apuntado que ninguna administración "puede ir con la cabeza alta con el tema de la vivienda" y la candidata de la CUP, Anna Saliente, ha propuesto crear una empresa constructora pública. Otras de sus propuestas han sido municipalizar albergues turísticos que operan con licencias de albergues de juventud, regularizar las situaciones de ocupación, y expropiar pisos de fondos buitre.

Regulación de los precios del alquiler

Los candidatos también han hablado sobre la limitación de los precios de los pisos de alquiler, una medida que todos han defendido. Colau ha recordado que la reclama desde el inicio del mandato, y ha criticado que la Generalitat la plantee ahora en campaña electoral y que no la haya adoptado todavía el Gobierno de Pedro Sánchez, a quien, en su opinión, "le han temblado las piernas en el último momento".

En cuanto a Maragall, ha resaltado que defienden que la regulación del Govern contemple Barcelona como un caso específico para que tenga competencias, y Collboni ha abogado porque los propietarios que respeten un tope en los precios cuenten con desgravaciones fiscales en impuestos.

Otro punto en el que todos los candidatos han coincidido es en que existe la necesidad de dar soluciones rápidas a las familias que están en la mesa de emergencia.

El turismo entra en el debate

El tema de la vivienda ha llevado a hablar del turismo, y preguntados los candidatos por si apuestan por su decrecimiento, la única que ha respondido de forma afirmativa ha sido Saliente, mientras que el resto ha defendido que no aumenten más las plazas de alojamiento –Colau ha planteado disminuir las de apartamentos–.

Artadi, además, ha abogado por cambiar los puntos del plan de alojamientos turísticos que promueven el decrecimiento, como el que obliga a reducir habitaciones para ejecutar grandes reformas.

El Hermitage, ¿en Barcelona?

Asimismo, los alcaldables han hablado sobre la posibilidad de que el museo del Hermitage abra una delegación en el entorno portuario barcelonés, ante lo que Colau ha dicho que tiene reservas porque rechaza rescatarlos con recursos públicos si se pone en marcha y no funciona. Artadi ha señalado que el Puerto de Barcelona también tiene un papel en el asunto, algo que también ha apuntado Maragall, quien ha subrayado la necesidad de abordar el tema con precaución. Collboni, por su parte, ha dicho que la administración debe facilitar que colecciones privadas puedan contar con espacios expositivos.

Irrumpe un activista

El debate se ha roto y ha finalizado con la irrupción del activista sintecho Lagarder Danciu, que con sangre en la boca tras haberse golpeado al entrar, ha reprochado a Colau su gestión y le ha preguntado cuantas personas sin hogar han muerto en la calles.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.