La candidata de Cs a la Alcaldía de Madrid, Begoña Villacís, ha abandonado este mediodía el Hospital Fundación Jiménez Díaz tras el nacimiento de su hija el pasado viernes y ha aprovechado la salida para recalcar que esto es "una manera de estar en campaña" ya que ser "madre" es compatible" y hay que "normalizarlo".

Vestida con un vestido largo denim con un lazo atado a su cintura y sujetando a su pequeña en los brazos, la política madrileña ha dado unas palabras a su salida del centro hospitalario. Tras dejar a su Inés en los brazos de su padre, Villacís ha agradecido el trato recibido en el hospital y todo el cariño recibido por miembros de su partido, de la oposición y de ciudadanos anónimos.

Sus primeras palabras han sido para confesar que le daba vergüenza el posado al ser la primera vez que lo hace. Tras ello, ha subrayado que "las mujeres pasan por muchos momentos por la vida" tanto personal como profesionalmente, destacando que "siempre es buen momento para ser madre". "Esto es una manera de estar en campaña", ya que es "una manera de explicar, para una mujer que ahora está en política", que ser madre "es normal porque es perfectamente compatible"

"Soy la única candidata que ha sido mamá en campaña. Si de alguna manera puedo contribuir con esto a que se normalice", ha señalado la edil madrileña, quien también ha aprovechado para defender la sanidad pública madrileña.

Asimismo, ha agradecido la visita del presidente de su partido, Albert Rivera, una visita que le pilló por sorpresa. "Apareció por la habitación con un regalito. Cómo se nota que es padre y guarda las maneras", ha destacado. Respecto a si podrá asistir al debate de candidatos municipales este miércoles, fuentes de Cs han explicado que dependerá de cómo evoluciona tras abandonar el hospital.

Finalmente, ha hablado de su hija Inés, de la que ha dicho que es "una gordita" preciosa al igual que lo fueron sus dos otras hijas, Jimena y Paula.