El 76 por ciento de los niños adoptados en el extranjero llega a España con algún tipo de malnutrición, según un estudio realizado por el Servicio de Pediatría el Hospital Carlos III de Madrid. El informe, que versa sobre la vacunación de los niños que llegan a España procedentes de adopción internacional, también revela que de este conjunto de menores "el 16 por ciento sufría una malnutrición severa".

Las conclusiones señalan que el 70 por ciento de los menores no está vacunado contra la parotiditis (paperas), que el 64 por ciento tampoco lo está de rubéola y reseñan que en un 80 por ciento de los casos los niños contaban con protección frente a la tuberculosis, difteria, tétanos y poliomielitis cuando llegaron a España.

El estudio versa sobre la vacunación de los niños que llegan a España

Además, un 51 por ciento de los menores viene vacunado contra el sarampión, aunque tan solo un 18 por ciento ha recibido la triple vírica (paperas-sarampión-rubéola). En este sentido, la doctora del servicio de Pediatría del centro, María José Cilleruelo, indicó que habría que vacunar con la triple vírica a los niños que llegan con más de 15 meses y que tras ponerles al día de las vacunas habría que introducirles en el sistema de vacunación nacional.

En lo relativo a las enfermedades infecciosas importadas, Cilleruelo señaló que en el estudio, realizado entre 637 niños, "no hubo ningún caso de infección por VIH, hepatitis C ni sífilis. Además, indicó que en 28 niños se comprobó infección por virus de la hepatitis B, que evolucionó en nueve de ellos a hepatitis crónicas, mientras que un 76 por ciento de los menores estaba vacunado frente a este virus.

Realizado entre 637 niños

En el caso de la tuberculosis, Cilleruelo aseguró que 70 niños fueron diagnosticados de infección tuberculosa latente (lo que supone un 11 por ciento del total), de los cuales ocho desarrollaron la enfermedad, y reseñó que el 19 por ciento de los niños presentó parásitos intestinales patógenos.

Respecto a la tasa de vacunación, la doctora aseveró que los niños que mejor vienen son los de Europa del Este, seguidos de los de India, Latinoamérica y China, y recordó que "la tasa de protección vacunal de los niños adoptados en el extranjero está relacionada de forma significativa con el país de procedencia". Así, especificó que los menores de Europa del Este mostraron de forma global la mayor tasa de protección, con porcentajes similares a los de la población infantil española, excepto para sarampión, parotiditis y rubéola. Asimismo, indicó que con una baja protección vacunal figuran los niños procedentes de países africanos, Nepal y Haití.