En ambos casos, dan respuesta a demandas históricas de quienes transitan a diario por esta zona de La Litera y que los ayuntamientos trasladaron como actuaciones de especial interés a la Diputación Provincial de Huesca (DPH) a las que ahora destina un millón de euros.

Para la circunvalación que comenzará en el término municipal de Castillonroy, se acondicionará un camino al noroeste de la localidad, que enlaza la carretera N-230 con la autonómica y ya es utilizada por vehículos, pero que no cuenta con las condiciones adecuadas.

El nuevo eje tendrá más de 1,7 kilómetros con un ancho de 6 metros en dos carriles de 3 metros, más dos arcenes. El grueso de los trabajos se centra en aumentar la anchura de esta estrecha travesía que, a su paso por zonas de viviendas, genera afecciones en camiones y vehículos pesados para evitar colisionar con balcones y aleros.

Desde el punto de vista de conseguir las mejores condiciones de seguridad, también habrá una nueva intersección en forma de glorieta partida, para que se puedan realizar giros a derecha e izquierda tanto desde el acceso como desde la N-230.

MEJORAS

El trazado que comunicará las poblaciones de Baldellou y Castillonroy discurrirá en gran parte siguiendo los caminos rurales entre las partidas conocidas como El Tornall y Les Gramenoses y tiene su inicio a la altura del punto kilométrico 17,2 de la autonómica.

Las principales mejoras en este sentido se efectuarán con desmontes, rellenos y obras de fábrica para salvar cruces de barrancos y pasos salvacunetas en accesos a fincas. Entre los trabajos contemplados, se contruirá un nuevo firme tras la explanación de los terrenos, dispondrán señalización para ordenación del tráfico, biondas.

En las próximas semanas y tras recibir toda la documentación, la DPH procederá a firmar el contrato con la UTE Arnó-Pryobra para el inicio de las obras, cuya previsión es que finalicen en este mismo año.

ESPLÚS Y VARIANTE NORTE

Al mismo tiempo, se va acometer la variante Norte de Esplús que conectará la carretera A-1239, de Albalate a Binéfar, con el camino a Monzón que supone acabar con los trastornos que causa el elevado tráfico agrícola e industrial por el casco urbano que viene dado principalmente por las numerosas explotaciones agropecuarias en el entorno, los usuarios de la empresa localizada a un kilómetro y los vecinos que acceden a los municipios de Valcarca y Binaced.

La variante que se ha proyectado bordea esta localidad literana y tiene una longitud de cerca de 500 metros con un ancho de 6,50 metros incluyendo carriles y arcenes, además de incluir en su trazado dos enlaces en forma de intersección con las otras dos carreteras.

El inicio se prevé para dentro de un mes después de que la DPH haya adjudicado estas obras a la empresa altoaragonesa Horpisa por un importe total de 122.227 euros.

Consulta aquí más noticias de Huesca.