"Tanta lucha todos estos años para mantener los puestos y las mejores condiciones posibles para el personal, tanto trabajo para mantener los centros abiertos, y aquí estamos, ante peticiones que no tienen cabida en un momento como éste y que van a terminar de agotar a un sector, cuya iniciativa privada se ahoga", advierten desde la asociación.

"Desde el profundo respeto al derecho de huelga", la Asociación de Centros Privados de Educación Infantil de Toledo y Castilla-La Mancha ha pedido a CCOO "un mayor rigor de planteamientos" y, sobre todo, un ejercicio de responsabilidad para con sus representados.

En un comunicado, dicha Asociación ha dado a conocer su situación real, de cara a que familias, trabajadores y administración la tomen en consideración y valoren por sí mismos.

En primer lugar, asegura, el sector, como otros tantos, se ve afectado "profundamente" por los efectos de la crisis económica que sigue afectando al país, desde el año 2008. "La pérdida de empleo en las familias, los horarios parciales de los padres y la marcha de muchas familias inmigrantes ha reducido drásticamente la demanda de plazas en los centros", explican desde la asociación.

A esto debe unirse -continúa- la "enorme" creación de plazas públicas de 0-3 años que, como parte del plan-E, concretado en la forma del plan Educa 3, se realizó desde el año 2008, de tal modo que se ha producido un "exceso" de oferta de plazas.

Así pues, a día de hoy, los centros, tanto públicos como privados (sobre todo los privados), tienen plazas disponibles. "En el caso de los centros privados este exceso de oferta ha supuesto despidos; en muchos centros públicos se mantienen los puestos de trabajo y las instalaciones, pero con muchos menos niños", indica el comunicado.

PRECIOS CONGELADOS

Los centros privados, dice la nota, para poder sobrevivir en esta situación, tienen precios de hace 10 años. Sin embargo, "el IPC o el IVA han subido en este tiempo, repercutiendo en los gastos que tienen que soportar los centros, por no hablar de las subidas de impuestos indirectos". A pesar de la congelación de los precios, los centros privados "no pueden competir" con los públicos, cuyos precios están también congelados desde hace años.

Si a todo lo anterior se une -subrayan desde la asociación-, "la tremenda caída de la natalidad (que aún no ha alcanzado los mínimos previstos), se entenderá la dramática reducción de plazas ocupadas en los centros".

Para terminar de "complicar" la situación, la proliferación de centros "alegales" que requieren sólo autorizaciones municipales, no de la Consejería competente en Educación, "es cada vez mayor". "Estos centros llamados centros de estimulación, centros de ocio, centros de todo tipo, no tienen exigencias en ratios niños/educador, formación específica de trabajadores, titulaciones y condiciones del personal, ni tampoco en instalaciones".

"Sin apenas reglamentación (circunstancia muchas veces desconocida por los padres), estos centros admiten a menores de 3 años a precios más bajos que los centros autorizados por la Consejería", concluye la nota.

Consulta aquí más noticias de Toledo.