Los líderes del PP, Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, han exigido la suspensión como parlamentarios de los cinco presos del 'procés' electos, que este lunes ya han recogido sus actas de diputados y de senador.

Oriol Junqueras, de ERC, y Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, de JuntxCat, han sido trasladados dese prisión al Congreso de los Diputados este lunes para recoger sus actas de diputados. Lo mismo Raül Romeva en el Senado.

Casado ha reclamado este lunes que se tomen las medidas que sean necesarias para que los cinco políticos independentistas presos sean suspendidos como parlamentarios, en aplicación del Reglamento del Congreso y de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

En su intervención en la reunión de los nuevos grupos parlamentarios del partido para el Congreso y Senado, ha calificado de "escarnio" que estos políticos vayan a participar este martes en la sesión constitutiva de las Cortes, y de "provocación" y "ofensivo" que hayan podido entregar hoy sus credenciales.

El PP también exigirá todos los parlamentarios prometan o juren acatar la Constitución "sin codas, sin interpretaciones, ni subterfugios, ni humillaciones" a la legalidad, para lo que presentarán una iniciativa legislativa para no dejar este juramento a la interpretación de los tribunales.

Rivera: "No tiene sentido"

Por su parte, el presidente de Ciudadanos ha anunciado que este mismo martes pedirán en el Congreso la suspensión de los cuatro diputados de ERC y JuntsxCat nada más concluir la sesión constitutiva de la nueva Cámara Baja, y ya avanza que pedirán a la nueva presidenta, Mertixell Batet, que actúe con "absoluta celeridad".

En rueda de prensa, Rivera ha señalado que al minuto siguiente de constituirse la Cámara remitirán un escrito a la Mesa del Congreso pidiendo la suspensión automática de los diputados que protagonizaron un "golpe de Estado" en Cataluña.

Y es que, a su juicio, no tiene "ningún sentido" que personas procesadas por delitos de rebelión puedan ocupar un escaño en la sede de la soberanía nacional, aquella que Junqueras, Turull, Rull y Sànchez, ha dicho, han intentado "liquidar".