Desfile de Gucci
Un modelo desfila con el turbante de Gucci que la comunidad sij identifica como el suyo. GUCCI

Gucci acapara nuevamente los titulares por su Indy Full Turban, un turbante azul que cuesta 708 euros. El accesorio de color azul se parece mucho al que usan los sijes, fieles de la quinta religión más grande del mundo, y en cuya cultura el turbante representa la corona de un rey.

La comunidad sij se ha ofendido por lo que ellos consideran una apropiación cultural por parte de la firma italiana, la insensibilidad y el precio desorbitado. 

Los turbantes son la principal señal de indentidad de los sij y con frecuencia hacen que sean blanco de ataques motivados por el odio, la discriminación y la intimidación. "Que Gucci se beneficie del mismo sin entender su significado es un ejemplo flagrante de apropiación cultural", aseguran algunos miembros de la comunidad.

"Cuando compañías como Gucci se apropian de artículos de fe, como el turbante que intentan capitalizar, no toman en consideración la discriminación a la que los sij se enfrentan al adherirse a los principios de su fe", escribió la Coalición sij en una publicación de Facebook .

"Nos atacan y matan por nuestra apariencia, ¿y ahora las corporaciones obtienen ganancias con esa misma apariencia?", comenta otra persona.

Otro punto de frustración para los sij es que el turbante de Gucci se comercializa como un accesorio de moda, un sombrero que uno simplemente puede quitarse y ponerse con facilidad. El turbante no es solo algo que los sij ponen en sus cabezas antes de salir por la mañana.

Los líderes sij rechazaron las jerarquías sociales y adoptaron los turbantes como un acto de resistencia. Al mando de Guru Gobind Singh, los seguidores de esta fe comenzaron a usar turbantes sobre su cabello sin cortar para afirmar la igualdad y la libertad de todas las personas.