Aviones de Ryanair
Aviones de Ryanair RYANAIR - Archivo

La aerolínea irlandesa de vuelos económicos Ryanair obtuvo un beneficio neto de 1.020 millones de euros en su último ejercicio fiscal (hasta el 31 de marzo), un 29 % menos que en el año anterior.

Los resultados están "en línea" con la previsiones de la aerolínea, explicó este lunes en un comunicado su consejero delegado, Michael O'Leary, quien destacó que los ingresos auxiliares, que incluyen las ventas a bordo, recargos por equipaje o tarifas de embarque con prioridad, crecieron un 19 %, hasta 2.400 millones de euros.

El directivo indicó que esa subida contribuyó al aumento del 6 % en la facturación total, hasta 7.560 millones de euros, mientras que la tarifa aérea media se situó en 37 euros, el 6 % menos que en el ejercicio precedente.

Estos factores, agregó O'Leary, favorecieron las ventas de billetes y elevó el tráfico anual de pasajeros hasta 139,1 millones, un 7 % más.

La aerolínea precisó que los resultados no tienen en cuentan las pérdidas de 139,5 millones de euros sufridas por LaudaMotion, línea fundada por el expiloto austríaco de Fórmula Uno Niki Lauda y adquirida el pasado julio por Ryanair.

"El crecimiento en la capacidad de las rutas de corta distancia y la ausencia de la Semana Santa en el cuarto trimestre provocó una caída del 6 % en la tarifa aérea, lo que estimuló un crecimiento del tráfico del 7 %", afirmó O'Leary.

A pesar de la caída de su beneficio, Ryanair confirmó que su junta directiva ha dado luz verde para que comience a final de esta semana un proceso de recompra de acciones valorado en 700 millones de euros.

Asimismo, O'Leary reafirmó que la aerolínea mantiene su "total confianza" en los aviones Boeing 737-MAX, a pesar de que ha cancelado hasta el próximo invierno la incorporación a su flota de cinco aparatos del fabricante estadounidense, después de los accidentes ocurridos este año en Etiopía e Indonesia.

"Seguimos teniendo total confianza en estos aviones que ofrecen un 4 % más de asientos, son un 16 % más eficientes con el combustible y generan un 40 % menos de ruido", indicó el directivo.

Respecto al próximo ejercicio, O'Leary señaló que las previsiones indican que las ganancias podrían ser "planas", aunque esto dependerá de que no haya "acontecimientos negativos" en torno al "brexit", la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

"Si damos por hecho que los ingresos por pasajero (RPP, en inglés) crecerán el 3 %, lograremos unos beneficios planos. Éstos oscilarán entre los 750 millones, si el RPP sube un 2 %, y los 950 millones de euros, si el RPP sube un 4 %", concluyó O'Leary.