Así lo ha avanzado este sábado en una nota de prensa la concejala de la delegación, Ana Fernández, quien asegura que esta medida forma parte del "compromiso" del equipo de gobierno del que forma parte "por garantizar unas condiciones dignas de habitabilidad para los vecinos y vecinas de Cádiz".

Fernández señala que esta experiencia piloto viene motivada "ante la negativa del PP de firmar y poner en marcha el Bono Social gaditano que garantizaría el acceso a la energía". "No nos rendimos y seguimos trabajando para poner en marcha cuantas acciones estén a nuestro alcance para que todas las familias de Cádiz, independientemente de sus recursos económicos tengan acceso a la energía", subraya.

Así, detalla que actualmente desde el Ayuntamiento se conceden varios tipos de ayudas sociales relacionadas con las facturas de la luz. Entre ellas se encuentran las ayudas puntuales y periódicas para el pago de suministro eléctrico, para los gastos de nueva contratación de suministro eléctrico, para los gastos de reposición de suministro eléctrico, para los gastos de emisión de boletín de instalación eléctrica, para los gastos de cambios en las condiciones de contratación del suministro eléctrico (potencia y/o tarifa aplicable) y las ayudas o bonificaciones a pensionistas para suministro eléctrico o Tarifa Reducida de Pensionistas. Dentro este catálogo se encuentran las ayudas puntuales y periódicas a pagos de suministro eléctrico.

Bajo este marco, explica Fernández, se ha aprobado un nuevo concepto de ayuda social bajo el nombre de Cobertura Energética Anual que "trata de optimizar y hacer más eficaz este apartado", que ahora supone un dispendio en tramitación por parte de la administración y un sistema "poco eficiente" de cara a la ciudadanía, sin que, por otro lado se aumente ni se disminuya la aportación de fondos que este Ayuntamiento ha de hacer para atender las necesidades de estos casos.

Así, la concejala avanza que inician esta actuación con forma de proyecto piloto para poder evaluar la eficacia de actuación y comprobar la bondad de los circuitos administrativos e informáticos que tendrían que posibilitar, siempre que la evaluación así lo indique, una generalización, en los casos que así se determine, de esta nueva metodología de ayudas.

A modo de experiencia piloto, se desarrollará esta iniciativa con "30 familias propuestas por la Delegación de Asuntos Sociales", entre aquellas en la que ninguno de sus miembros tengan posibilidad de acceder al mercado de trabajo y no superen los límites económicos de la renta per cápita hasta 255 euros y 405, euros en caso de familia unipersonal, incluyéndose situaciones como ser pensionista de incapacidad absoluta o gran invalidez, pensionista en modo no contributivo por invalidez, previa valoración técnica de la imposibilidad de acceso al mercado laboral, pensionista por jubilación, persona cuidadora de persona dependiente que tenga reconocido un grado tres de dependencia, acreditando obligaciones familiares insustituibles, persona mayor de 60 años y cónyuge a cargo de pensionista por incapacidad o jubilación o mayor de 52 años en desempleo de larga duración.

La ayuda consiste en la bonificación del coste de la energía y potencia que cubran las necesidades energéticas de los usuarios, con unos topes establecidos, tanto de potencia como de energía. El tope de energía estará determinado en base al número de habitantes de la vivienda y la potencia máxima bonificada será de 3,4 kilovoltios.

Fernández concreta que el establecimiento de estos topes energéticos "se ha calculado teniendo en cuenta, entre otras cosas, el consumo habitual de las familias a las que ya se viene ayudando a través de los procedimientos establecidos" y que son susceptibles, por sus propias características, de ser beneficiarios de esta ayuda. El cálculo final de la bonificación en potencia y en energía y su valor en euros se insertará en líneas adicionales, en la factura de energía, y se calculará en base diaria sobre los días facturados.

El alquiler de los equipos de medida se ayuda al cien por cien, el Impuesto Eléctrico y el IVA de los importes bonificados no los paga el cliente, sino que irán en proporción a los importes netos a cargo del cliente. Los importes de la ayuda más los impuestos no repercutidos serán a cargo del Ayuntamiento de Cádiz.

El beneficiario de la cobertura energética queda obligado al pago del importe neto resultante de cada factura mensual, quedando sujeto al proceso de suspensión del suministro en caso de impago, previo traslado a la Delegación de Servicios Sociales. En caso de que el usuario no supere en su consumo o contrato, ni la potencia ni el tope de energía bonificada, "el importe de su factura a pagar será cero". "De lo contrario, el cliente beneficiario de la Cobertura Energética queda obligado al pago del importe neto resultante de cada factura mensual", puntualiza Fernández.

En este caso, además, se ha planificado un acuerdo, en forma de Convenio de Colaboración, con Eléctrica de Cádiz para esta prueba piloto, sin perjuicio de que si, finalmente la ayuda Cobertura Energética Anual se implantara de manera definitiva, se pudieran establecer acuerdos con otras empresas eléctricas que manifiesten su deseo de colaboración en esta materia.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.