Metro de Barcelona.
Metro de Barcelona.  TMB - Archivo

La huelga de Metro de Barcelona de este lunes ha obligado a regular los accesos a las estaciones de la L5 de Sagrada Família y La Sagrera para evitar aglomeraciones, según ha informado Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), que ha pedido a los pasajeros que se distribuyan por el anden y sigan las indicaciones del personal de seguridad.

Los trabajadores vuelven a protestar contra la gestión del amianto en la red que está haciendo TMB: el servicio funcionará al 40% entre las 7.00 y las 9.00 horas --con intervalos de entre seis y diez minutos en las líneas convencionales y de entre 14 y 27 en las automáticas-- y entre las 16.00 y las 18.00 horas --pasarán cada entre ocho y 13 minutos en las convencionales y de 14 a 27 en las automáticas--.

Fuera de estas franjas el servicio funcionará con normalidad hasta el último paro, que será entre las 21.35 y las 23.35 horas, cuando los intervalos de paso serán de hasta 62 minutos en las líneas convencionales y de 55 en las automáticas, por lo que los trenes circularán según un horario que se podrá consultar en la web de TMB.

En un comunicado este viernes, TMB advirtió de que el servicio de Metro se verá afectado considerablemente "y no podrá garantizar el derecho a la movilidad ciudadana".

TMB recomienda evitar el Metro durante los horarios de los paros o buscar medios alternativos para desplazarse, lamenta "los perjuicios" que la convocatoria pueda ocasionar a la ciudadanía y recuerda que desde enero ya ha habido siete huelgas parciales del metro, y que volverá a haber otra jornada el 24 de mayo.

TMB lo considera innecesario

Para la compañía, los paros son "innecesarios" porque según esta, la empresa ha contestado a la crisis de forma diligente y responsable, apuntan.

En referencia a un informe de la Inspección emitido el 6 de mayo, apuntan que TMB no tiene la obligación de limpiar la ropa de trabajo del personal de mantenimiento del Metro, ni a entregar a los sindicatos los nombres y patologías concretas relacionadas con el amianto que tengan los trabajadores a los que se les ha realizado reconocimiento médico.

Han recordado que están realizando un plan de acción para eliminar y neutralizar el amianto a partir de inventarios, análisis, revisando estados de salud de los trabajadores y retirando el material.

"La dirección de TMB continúa abierta al diálogo con los representantes sindicales y se reafirma en su compromiso de gestionar la problemática del amianto con el máximo rigor y transparencia", con el objetivo, dicen, de garantizar por encima de todo la seguridad y salud de los trabajadores y usuarios de Metro.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.