Comedor escolar
Imagen de archivo de un comedor escolar. COMUNIDAD DE MADRID

Una trabajadora del comedor escolar del instituto Mascoma Valley Regional de Cannan (Nuevo Hampshire, al norte de EE UU) ha sido despedida por darle gratis un menú valorado en ocho dólares (unos 7,16 euros) a un estudiante que no tenía dinero para pagarlo.

Bonnie Kimball llevaba trabajando en este centro escolar cinco años, aunque desde el pasado marzo sus jefes habían cambiado al expirar el contrato de la empresa de catering.

Según la prensa local, Kimball se encargaba de cobrar bebidas, batidos y helados en la caja registradora del comedor, por donde cada día pasan 326 estudiantes. Para ella, la escuela era "su familia" y allí escuchaba los problemas de los estudiantes y les ayudaba en todo lo posible. "Ni siquiera lo llamábamos trabajo", explica.

La ahora despedida cuenta que cuando llegó el joven a la caja se dio cuenta de que no tenía dinero en su cuenta y Kimball le dijo "dile a tu madre que necesitas dinero" y dejó marchar al estudiante con la comida, a pesar de que no la había pagado. Un gesto del que se percató uno de sus jefes y que le ha costado el puesto de trabajo, a pesar de que la familia del pequeño pagó la factura pendiente al día siguiente.

Sin embargo, uno de los encargados de Café Services, la empresa que gestiona el comedor, le despidió a la semana siguiente de este episodio. "¿Entiendes que lo que has hecho está mal? Fue un robo", relata Kimball que le dijo.

Este incidente ha generado malestar entre los compañeros de Kimball, que han dejado de trabajar a modo de protesta, y otros miembros del centro, que han salido en defensa de Kimball.

También el sindicato New Hampshire Union Leader se ha pronunciado al respecto a través de un mensaje en Twitter en el que defiende que Kimball "permitió al chico comer antes que dejarlo con hambre. Pensó que hacía lo correcto y los padres pagaron después".