Clínico San Carlos
De los 30-40 bebés del ensayo, 10 o15 serán del Clínico. Twitter

"Cada 2 días un bebé muere o sufre una discapacidad como consecuencia de una encefalopatía causada por la asfixia tras el parto", explica a 20minutos el Dr. José Antonio Martínez Orgado, jefe de la sección de Neonatología e investigador principal de un proyecto en el Hospital Clínico San Carlos que podría reducir un 80-100% el daño cerebral por este motivo en neonatos.

El proyecto se ha presentado esta mañana. Un total de 30-40 bebés formarán parte del ensayo clínico que se desarrollará a partir de este verano. Mezclará dos tratamientos: hipotermia y cannabidiol: una molécula o sustancia cannabinoide de origen vegetal o sintético y que "no tiene que ver con el uso medicinal del cannabis", aclara el investigador. Dicho ensayo se desarrollará a nivel europeo y su líder será el Clínico de Madrid.

"Nunca se sabe quién va a poder desarrollarlo"

El nombre técnico de esta afección concreta de los bebés es encefalopatía hipóxico-isquémica —hipoxia, para los amigos—y consiste en un daño cerebral por la ausencia de oxígeno tras su nacimiento. Los síntomas son muy variados (coma, latidos flojos, irritabilidad), dependen de la fase (crónica o aguda) y del niño. "Nunca se sabe bien quién va a poder desarrollarlo", afirma el doctor.

El proyecto comenzó en 2003 junto con investigadores de biología de la UCM. Todo empezó tras ver que existían casos en adultos y datos que respaldaban la efectividad de la sustancia en enfermedades como alzhéimer y párkinson. Un proceso largo (13 años) en el que ha habido cambios. " Al principio usábamos cannabidiol sintético, pero cambiamos al actual en 2006 porque causaba efectos psicoactivos- alteraciones psicológicas-".

Hasta ahora se trataba con hipotermia, eficaz solo en el 56% de los bebés. Un tratamiento que baja la temperatura corporal  hasta los 33,5-35ºC durante 72 horas en una máquina especial. Se suministra en varios hospitales españoles; en Madrid en La Paz, La Fe y el 12 de octubre, junto con el Clínico. La hipoxia puede  evolucionar en enfermedades graves como la ceguera, la sordera o la parálisis cerebral. Un tercio de los que la desarrollan mueren o sufren una discapacidad.

Será suministrado por vía intravenosa

Tras 12 años probando su efecto en animales (cerdos, ratas y ratones) las autoridades europeas han dado el visto en bebés que presenten las características de un cuadro de hipotermia aguda: ser nacido a término- 39 semanas-, no padecer infecciones. "La única salvedad es que los padres se opongan", aclara el jefe de Neonatología.

El medicamento será suministrado por vía intravenosa. "Fue uno de los puntos más complicados. Normalmente se suministra vía oral o inhalada, pero los bebés eran demasiado pequeños". Los efectos secundarios todavía no se han determinado, pero tampoco los descartan. "No sabemos cuáles serán, pero en animales solo han aparecido cuando hemos administrado una dosis muy alta y de forma muy rápida por vía intravenosa, pero eso no lo vamos hacer. Iremos despacito", comenta.

"Hay cosas, como las vacunas, que han demostrado ser útiles y no las cubre (Seguridad Social). Esperamos demostrar su utilidad y negociar con la Agencia Española y la Agencia Europea de Medicina", contesta al preguntarle sobre la posibilidad de incluir el tratamiento en la Seguridad Social.

El doctor estima que en unos dos años pueda hablar de resultados. "Esperamos que la primera fase no dure mucho de los 30-40 niños, en el Clínico tenemos 10 o 15 cada año asíque a final de año, pero deberemos esperar otro año y pico para ver su desarrollo".