Se alquila, alquiler, cartel, arrendamiento
Un cartel de un piso en alquiler. EUROPA PRESS - Archivo

El Govern aprobará el próximo martes un decreto ley que permitirá al Ayuntamiento de Barcelona limitar el precio de los alquileres en aquellos barrios de la ciudad donde se han disparado por la escasa oferta, siguiendo un modelo de regulación de arrendamientos que Alemania aplica desde hace 30 años.

La consellera de Justicia, Ester Capella, se ha reunido esta mañana con los responsables del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad y de la Asociación de Agentes Inmobiliarios, Gerard Duelo y Joan Ollé, para darles cuenta de la normativa que prepara el Govern, con el que han coincidido en la "necesidad y urgencia" de regular los arrendamientos.

Según ha explicado la consellera, el Govern ha decidido acelerar la regulación de los alquileres, que anunció hace meses, y en su reunión del próximo martes tiene previsto aprobar un decreto ley que permitirá limitar los precios, mientras prepara el anteproyecto de ley de arrendamientos, que incluirá esas medidas y además alargará la duración de los contratos e impedirá fianzas abusivas.

En el caso Barcelona, la ciudad catalana más afectada por elevado precio de los alquileres, la Generalitat tiene previsto cederle la competencia de establecer limitaciones, de acuerdo con un índice de referencia de precios, en aquellos barrios calificados de "zonas tensas" donde se considere que son desproporcionados o que existe una alta demanda acreditada de viviendas.

Capella ha destacado que, para regular los precios de los alquileres, el Govern ha optado por basarse en el sistema alemán, "con 30 años de experiencia", porque no se puede "continuar asumiendo unas subidas de precios que no se ajustan a la realidad social ni a los salarios de las personas".

"Estamos en una situación de urgencia", ha sostenido la consellera de Justicia, tras recordar que en Barcelona ciudad el precio de los alquileres ha aumentado cerca de un 38 % en apenas cinco años, por lo que es necesario detener "los abusos, la gentrificación y la conversión de las ciudades en parques temáticos".

Con la nueva normativa, que implicará a las consellerías de Justicia y de Territori, será la primera vez que Cataluña regule directamente los alquileres de viviendas, en base a artículos del Código Civil catalán que así lo permiten.  

En ese sentido, Capella ha reivindicado las "competencias propias" de Cataluña y, tras insistir en que la Generalitat "no renunciará nunca a su autogobierno", ha reclamado "lealtad" al Gobierno y al futuro ministro del ramo para respetar esta regulación, que a su parecer va "más allá" de la que aprobó el pasado 3 de abril el Congreso de los Diputados.

Junto a Alemania, cuya regulación de alquileres se basa en su Código Civil, han fijado limitaciones a los precios de las viviendas otros países europeos como Italia -desde 1998-, Portugal, Austria y Suiza, mientras que el estado norteamericano de Oregón se convirtió, el pasado mes de febrero, en el primero de Estados Unidos en hacerlo.

Un estudio concluye que el precio del alquiler está tocando techo

Un estudio elaborado conjuntamente por el Observatorio Metropolitano de la Vivienda de Barcelona (OH-B) y los portales Fotocasa y Habitaclia pronostica que el precio del alquiler en los municipios más caros está tocando techo.

El documento, que lleva por título 'La oferta y la demanda de alquileres al área metropolitana de Barcelona 2018' y ha comparado el comportamiento entre el segundo trimestre del 2017 y el mismo periodo del 2018, determina por ejemplo que el precio medio de oferta en el segundo trimestre del año pasado se situó en 1.443 euros al mes a Barcelona, cifra que supone un descenso del 3%, mientras que el de la demanda fue un 1% inferior, hasta los 908 euros.

En cuanto al resto de poblaciones del área metropolitana, el de oferta se situó en los 1.019 euros al mes (+9%) y el de la demanda en 715 euros (+3%).

Trilla ha explicado que el descenso del 3% a Barcelona indica que hay una moderación en la oferta y que los ciudadanos que buscan piso piden un 1% del precio por debajo el año anterior. En el resto de municipios del área metropolitana, en cambio, han subido un 9%, pero en muchos de ellos la variación ha sido menor, como por ejemplo en Sant Cugat del Vallès, Viladecans, El Prat de Llobregat, Sant Just Desvern o Castelldefels, todos por debajo el 3%.

La presidenta del Observatorio ha avisado de que el propietario que opta para poner precios más altos se expone a tardar más "al colocar el producto". "Apretar con los precios puede comportar tener el piso vacío y cuando lo alquiles, tener más riesgo de impago", ha manifestado.

Respecto a los precios más demandados, en el segundo trimestre del año pasado se situaron en los 908 euros al mes a Barcelona y en 715 euros en el resto de municipios del área metropolitana, lo que supone un descenso del 1% y un aumento del 3%, respectivamente. En la capital, un 74% de la demanda se sitúa por debajo de los 1.000 euros al mes y solo el 32% se encuentra en este rango. En cambio, en las ciudades del área metropolitana el 92% de la demanda se encuentra por debajo de los 1.000 euros mensuales y la oferta sube hasta el 70%.

Otro de los aspectos que resalta el estudio, que se ha presentado este jueves en el marco del BBConstrumat, es que los precios de la demanda acaban coincidiendo "casi matemáticamente" con los precios medios de los contratos que ingresan en el Incasol –concretamente 916 euros en el mes en Barcelona y 723 euros al mes en el resto de los municipios metropolitanos-.

"De alguna manera la oferta tiene que acabar ajustándose a lo que la demanda puede pagar", ha destacado Trilla, que también ha subrayado que "el hecho que no estemos asistiendo a una presión de crecimiento continuo como el de los dos últimos años quizás da alivio al mercado".

Por otro lado, Trilla también ha matizado que la especulación en el mercado de alquiler no existe como en la compra porque al final se acaba ajustando a una ley de oferta y demanda. En este sentido, ha comentado que alrededor de un 90% es demanda interna y que el precio acaba determinado por los ingresos de las familias y en última instancia es el propietario quien puede regular el precio.

La directora de estudios de Fotocasa, Beatriz Toribio, también ha indicado que la moderación de precios en Barcelona "tiene una lógica porque el alquiler tiene un techo". En este sentido, Toribio ha comentado que el precio de oferta de vivienda de alquiler está un 10% por sobre los máximos logrados el 2008 y que se igualaron en enero del 2017. Por otro lado, también ha destacado que cuando la oferta encaja dentro de la demanda, la vivienda se alquila en menos de una semana y, en el caso de Barcelona, un 30% en solo un día.

A nivel estatal, un 32% de los particulares en todo el Estado consiguen alquilar en menos de un mes y según Toribio, es normal que en ciudades "tan dinámicas como Barcelona" el porcentaje sea "muy superior".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.