Trabajador de la empresa Glovo montando en bicicleta
Un trabajador de la empresa Glovo en bicicleta. EUROPA PRESS - Archivo

La Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (FEFAC) ha presentado una denuncia ante el departamento de Salud de la Generalitat contra la empresa GLOVOAPP23 SL, Glovo, porque a través de su aplicación compra, recoge y entrega medicamentos a domicilio.

La federación que agrupa a los farmacéuticos catalanes considera que Glovo hace venta ilegal de medicamentos y recuerda que la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) dictó el 1 de junio de 2018 una resolución en la que ordenó a Glovo cesar de la actividad de venta y entrega de medicamentos a través de la plataforma Glover.

En su denuncia, la Federación hace constar que la AEMPS también ordenó retirar el servicio de farmacia de su aplicación para dispositivos móviles.
Aunque Glovo recurrió el 25 de junio la resolución de la AEMPS, un mes más tarde fue desestimado su recurso, pese a lo cual, según la FEFAC, "Glovo ha continuado vendiendo medicamentos".

Aunque la empresa ha sido requerida por la AEMPS para retirar y cesar en la prestación del servicio de compra y entrega de medicamentos, la FECAC adjunta a la denuncia un comprobante de pedido que demuestra que Glovo no ha retirado de la aplicación el servicio que permite adquirir medicamentos.

La FEFAC también manifiesta que el escrito presentado ante el Departamento de Salud, "tiene como objetivo insistir en la necesidad de poner fin a la venta ilegal de medicamentos realizada por Glover" tras la denuncia que ya presentó en el mismo sentido el año pasado.

También en febrero de 2018, la Confederación Empresarial de Oficinas de Farmacia de Andalucía inició acciones legales contra Glovo, mientras que en Madrid Adefarma presentó, a principios de julio, un escrito cuestionando la legalidad de la actividad de Glovo con respecto a la venta de medicamentos.

Según la denuncia de la FEFAC, "la práctica que desarrolla Glovo infringe la normativa sobre dispensación a distancia de medicamentos prevista con carácter general en el Real Decreto Legislativo 1/2015 y el Real Decreto 870/2013 que prohíbe la venta a distancia al público, a través de lugares web, de medicamentos de uso humano no sujetos a prescripción médica.

La normativa actual establece que "ningún pedido o encargo de medicamentos por procedimientos telemáticos puede realizarse a oficinas de farmacia si no es directamente a través del sitio web habilitado al efecto por la propias oficinas de farmacia".

Glovo responde que no vende ni publicita medicamentos

Glovo ha respondido a través de un comunicado que "no vende ni publicita medicamentos" y que su actividad "se limita a poner en contacto a usuarios, farmacias y a repartidores independientes mediante la aplicación tecnológica. Los repartidores simplemente actúan como mandatarios verbales de aquellos usuarios, que solicitan medicamentos no sujetos a prescripción médica a través de la plataforma para su recogida". Por tanto, ha continuado, "las compras se realizan con consejo farmacéutico y siempre de forma presencial en las farmacias".

"La actividad económica de Glovo se enmarca en la Ley de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (Ley 34/2002) y no en las disposiciones de la Ley de garantías y uso racional de medicamentos y productos sanitarios, que queda exclusivamente restringida a las actividades de venta de productos farmacéuticos", sigue el comunicado.

La empresa ha recalcado que "si un farmacéutico dispensa de forma presencial un medicamento que requiere receta médica, es responsabilidad propia de la farmacia que lo ha dispensado, no de la plataforma". No obstante, ha apuntado, "la Plataforma ha desarrollado mecanismos para facilitar al farmacéutico el contacto directo con el usuario a través del repartidor con la finalidad de reforzar y potenciar "el consejo del Farmacéutico", permitiendo un contacto fluido y directo".

El farmacéutico, según la compañía, "es plenamente consciente que el usuario final delega en un tercero la recogida, que Glovo es un simple intermediario tecnológico entre las partes, y que el usuario es libre de ejercitar su derecho fundamental de auxilio cuando necesite un medicamento - siempre que no esté sujeto a prescripción médica-". Así, afirma el comunicado, "son los farmacéuticos y las oficinas de farmacias las únicas responsables y quienes deciden si dispensar o no el producto farmacéutico".

El documento también apunta que "Glovo a través de la plataforma y la colaboración de las oficinas de farmacia y de los repartidores independientes, ha ayudado a familias y personas necesitadas, que en vista de la distancia o imposibilidad física de desplazamiento, han podido delegar en un tercero la recogida y entrega de productos de venta en farmacia sin prescripción médica".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.