Cráneo fetal
Cambios en el cráneo fetal antes y después del parto. PLOS ONE

Un equipo de científicos franceses ha confirmado con resonancias magnéticas lo que ya se sabía desde hace tiempo: que el cráneo de los bebés se deforma durante los trabajos de alumbramiento para facilitar su paso por el canal de parto.

Los científicos de la Universidad Clermont Aurvergne en Francia han captado en detalle los cambios en cráneos y cerebros de siete bebés antes y durante los trabajos de parto. Han publicado sus resultados en la revista Plos One, según la Agencia Sinc.

De acuerdo con las imágenes publicadas, los cráneos se alargan un poco. En cinco de los casos, la cabeza volvió a su estado anterior tras el nacimiento, pero en dos los cambios de forma persistieron.

Estos hallazgos apuntan que los fetos experimentan "mayor estrés craneal" de lo que se pensaba. Ello podría ser la causa de que muchos bebés, tras nacer, presenten sangrado asintomático del cerebro y de la retina.

"Durante el parto vaginal, la forma cerebral fetal sufre deformaciones en diferentes grados dependiendo del grado de superposición de los huesos del cráneo", declaró el ginecólogo Oliver Ami, jefe del estudio. "Después del nacimiento este moldeamiento craneal no suele ser visible en la mayoría de los recién nacidos".

"Algunos cráneos son más deformables y facilitan el parto, en tanto que otros no lo son y lo dificultan", ha agregado Ami.

Los autores del estudio señalan la necesidad de un estudio más amplio para confirmar sus hipótesis.