Un avión Boeing 737 Max 8 de American Airlines.
Un avión Boeing 737 Max 8 de American Airlines. JUSTIN LANE / EFE

Estados Unidos anunció este miércoles la "suspensión inmediata" de todos los vuelos hacia y desde Venezuela, ante lo que consideró "condiciones" que amenazan la seguridad de los viajeros, aeronaves y tripulaciones.

La decisión fue dada a conocer en un comunicado por el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), Kevin McAleenan, quien informó de la suspensión de todos "los vuelos comerciales de pasajeros y de carga".

"Esta determinación se basa en la inestabilidad política en curso y el aumento de las tensiones en Venezuela y el riesgo involuntario asociado a las operaciones de vuelo", señaló la comunicación.

La información detalló que la suspensión de los vuelos permanecerá "vigente indefinidamente", e indicó que los Departamentos de Estado, Transporte y de Seguridad Nacional seguirán supervisando las condiciones en el país petrolero y, si cambian, revisarán la medida.

El Departamento de Transporte matizó en otro comunicado que su titular, Elaine L. Chao, "ha emitido una orden hoy de suspensión de todo servicio aéreo entre EE UU y Venezuela".

Esa comunicación explicó que la ley federal autoriza a suspender los servicios de las compañías aéreas foráneas y estadounidenses entre EE UU y un país extranjero, cuando existan condiciones en los aeropuertos que amenazan "la seguridad de los pasajeros, aeronaves, o tripulación".

Prohibiciones anteriores

Según la nota de Transporte, esta medida es adicional a la notificación emitida el pasado 1 de mayo por la Administración Federal de Aviación, que prohibía a los operadores de aeronaves y pilotos certificados por EE UU que volaran por debajo de los 26.000 pies sobre territorio venezolano, "también por razones de seguridad".

El pasado 28 marzo, la aerolínea estadounidense American Airlines anunció la suspensión indefinida de sus vuelos entre EE UU y Venezuela, que ya había interrumpido de forma temporal desde el pasado 15 de marzo alegando "motivos de seguridad".

La compañía, con sede en Fort Worth (Texas), volaba desde Miami a Caracas y a la ciudad de Maracaibo.

American Airlines era la única gran aerolínea estadounidense que mantenía sus vuelos a Venezuela desde Miami, después de que United y Delta suspendiesen el servicio en 2017.

Washington y Caracas suspendieron sus relaciones diplomáticas después de que el Gobierno del presidente Donald Trump reconociera al líder opositor Juan Guaidó como mandatario interino de Venezuela.

Además de esta decisión, la Administración de Trump ha anunciado distintas sanciones contra funcionarios y familiares de personas vinculadas al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, que ha acusado a Estados Unidos de intervenir en los asuntos internos de su país.