Después de desvelar cómo empezó a consumir drogas, Kiko Rivera habla por primera vez de sus sentimientos cuando su madre, Isabel Pantoja, tuvo que entrar en prisión.

A través de sus memorias en la revista Semana, asegura que ver a su madre entre rejas le "destrozó". "Ni el horror que he vivido con las drogas se puede comparar con lo que sufrí al ver a mi madre entrar en prisión. Puedo asegurar categóricamente que es el momento más duro de mi vida. De hecho, me produce un dolor brutal pensar en ello", confiesa.

"Me enteré de que mi madre ingresaba en la cárcel cuando ella ya estaba dentro... ¿Puede haber una situación más desconcertante? ¿Y más triste'. Pues fue así", relata el hijo de la cantante.

En cuanto a las primeras visitas a la cárcel, señala: "Cuando nos veíamos ambos tratábamos de disimular. Lo más duro eran las despedidas. Escuchar el cerrojo y ver a tu madre cómo te mira a través de las rejas es... Cuando regresaba de la cárcel me metía en la cama y tardaba varios días en salir. No quería ni comer. Estaba roto".

Eso sí, de su progenitora destaca que "los tiene muy bien puestos y estoy muy orgulloso de ella".