Cardenal polaco
El edificio estaba ocupado por 450 personas, de las cuales 100 eran menores EFE

El limosnero del papa Franciso y cardenal polaco, Konrad Krajenski, rompió el preciento que dejaba sin luz a las 450 personas que habitan en un edificio de Roma de la en la vía Santa Croce in Gerusalemme, cerca de la basílica de san Juan de Letrán. La comunidad tenía una deuda de 300.000 euros con la distribuidora ACEA.

"He cometido un gesto desesperado. Había más de cuatrocientas personas sin electricidad, con familias, niños, sin ni siquiera la posibilidad de encender los frigoríficos" afirma el polaco.

Este fin de semana, a las 20:00 decidió bajar a los contadores y volver a dar la luz. Había estado por la mañana dando regalos a los 100 niños del bloque y prometió que si esa noche no había vuelto la luz, el mismo la daría.

"No estaba borracho", bromea el cardenal tras asumir la responsabilidad en nombre de las Santa Sede. El cardenal regresó a la isla griega de Lesbos tras el incidente.

Los inquilinos llevaban varios días manifestándose en la puerta del edificio bajo el grito "sin luz no se vive".

El Ministro de Interior, Matteo Salvini, ha mostrado su perspectiva sobre el tema en un acto electroal en Bra. "Cuento con que el limosnero del papa pague las facturas atrasadas", dijo.

Por último, se dirigió a sus seguidores para decir: "Sobre derechos y deberes, creo que todos vosotros pagáis las facturas con sacrificio (...) Si alguien es capaz de pagar los recibos de millones de italianos con problemas económicos, me hace feliz", dijo en alusión al cardenal polaco