28A
Urnas en las elecciones generales. EUROPA PRESS - Archivo

El Instituto Nacional de Estadística tiene ya contabilizadas 116.845 peticiones de inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) para votar por correo en las elecciones autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo.

Ese dato aún no es definitivo, pese a que el plazo para solicitar el sufragio a distancia acabó el pasado 27 de abril. No existe una cifra semejante para las elecciones municipales, ya que los españoles residentes en el extranjero no pueden participar en esos comicios.

Esas 116.845 solicitudes de voto suponen casi 60.000 menos que los registros provisionales que se manejaban para los comicios generales del 28 de abril, lo que supone un descenso del 34%.

En todo caso, esas cifras están muy por debajo del censo general de residentes en el extranjero, que para estos comicios del 26 de mayo es de 2.103.945 inscritos. De hecho, esas más de 100.000 solicitudes representan solo el 5,55% del CERA.

Peticiones procedentes de Francia, Alemania y Reino Unido

Buena parte de esas peticiones se han cursado desde tres países de la Unión Europea: Francia (18.708 solicitudes), Alemania (13.381) y Reino Unido (12.160), tras los que se sitúan Argentina (10.356) y Estados Unidos (8.334).

Por provincias, las que presentan un mayor número de solicitudes de voto desde el extranjero son las de más población: Madrid, con 25.153, y Barcelona, 14.837. También son reseñables las cifras de Asturias (5.053), Santa Cruz de Tenerife (5.052), Coruña (4.684), Valencia (4.446) y Pontevedra (4.204).

Desde 2011 los residentes en el exterior tienen que 'rogar' el voto, en virtud de la reforma electoral que impulsaron el PP, el PSOE, la extinta CiU y el PNV. La intención de esta medida era acabar con los casos de fraude en el voto emigrante que se habían producido en años anteriores, pero este sistema ha provocado una caída drástica en la participación.

En la pasada legislatura, se pergeñó una reforma que pretendía corregir esta situación y sobre la que los grupos trabajaron en los últimos meses antes de la disolución de las Cortes, pero el adelanto de las elecciones generales provocó que no viera la luz.

Se trata de uno de los asuntos pendientes para la próxima legislatura, que comenzará el próximo 21 de mayo.