Los duques de Sussex presentan a su primogénito
Los duques de Sussex, Harry y Megan Markle, presentan a su primogénito, en el castillo de Windsor. GTRES

Parece ser que Archie Harrison Mountbatten-Windsor no solo va a traer la felicidad como hijo primogénito a sus orgullosos padres, Meghan Markle y el príncipe  Harry, sino que esa felicidad por su nacimiento debería hacer felices... a toda la población británica.

Y es que el director del Centro de Investigación Minorista, el profesor Joshua Bamfield, ha asegurado que Baby Sussex, como se le ha empezado a llamar (y sin bromas como las de George Clooney), inyectará en la economía del país inglés hasta 1.250 millones de libras en apenas dos años.

En declaraciones a HELLO!, el experto da algunas de las claves de esta insospechada cifra. "Meghan y Harry son una pareja atractiva y su hijo, naturalmente, será objeto de un gran interés público en todo el mundo", comienza diciendo, "y por todos es sabido que Meghan tiene un gran sentido del estilo y querrá seguir una línea distintiva en productos para bebés, mantas, canastas, ropa infantil e incluso en los juguetes que utilice su hijo".

"A medida que el niño crezca, lo que él vista será adoptado por muchos otros padres, fotografiado miles de veces y compartido en todo el mundo", detalla Bamfield, que parece no recordar que la custodia de Archie Harrison no es de sus padres, y quien recuerda que algo aprecido ocurrió cuando nació el príncipe George en 2013.

El efecto maremoto

El hijo de los duques de Cambridge, y por lo tanto primo de Archie Mountbatten-Windsor (a pesar de que aún no se conocen), supuso un filón para todo tipo de ropa y complementos de bebé ya  desde las pocas horas de que Kate Middleton diera  a luz.

Al salir a las puertas del hospital para  presentarlo en sociedad, Middleton y el príncipe Guillermo envolvieron a su pequeño en una manta de la marca Aden + Anais, hecha de muselina y decorada con un estampado de aves.

Pocos días después, el diseñador de dicha prenda aseguró que las ventas del producto habían aumentado un seiscientos por ciento. Y cuando el príncipe George vistió un anorak de John Lewis en su primer día de guardería, la demanda de la prenda tuvo un incremento del 450 %. Nada aue la expectación que ha causado Baby Sussex no pueda repetir.

A este respecto, The Daily Telegrah ha pregunta a otra experta, Estelle Lee, antigua editora de la revista para padres Smallish. Ella cree que la madre del nuevo bisnieto de la reina Isabel II será clave.

"Meghan será extremadamente sensible al efecto maremoto que tendrá el patrocinio de cualquier marca con la que vista a su bebé", ha dicho. Es decir, que si siguiera los gustos de Middleton, tendríamos a Baby Sussex vistiendo de una marca de ropa guipuzcoana.