Los trabajos en el recinto de la Expo continúan, después de las crecidas del Ebro

  • El río ha alcanzado los 3,52 metros de altura, y ya ha empezado a bajar.
  • Responsables de la muestra dicen que las afecciones han sido "mínimas".
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA.
 
La Expo retomará mañana sus trabajos con normalidad, después de dos crecidas del Ebro consecutivas que han anegado parte del recinto de Ranillas. La última avenida del río, más leve que la del viernes, se registró el domingo y a las 17 horas, el río alcanzó los 3,52 metros de altura y un caudal máximo de 1.167,68 metros cúbicos por segundo.

Tras esta cresta de la avenida, el río ya ha empezado a perder caudal y, según las previsiones de la Confederación Hidrográfica del Ebro, continuará bajando al menos hasta el miércoles, a pesar de las últimas lluvias y de las que se registrarán durante el lunes en buena parte de la comunidad.

Las dos crecidas del Ebro tan sólo han paralizado trabajos puntuales en Ranillas. Es el caso del escenario del espectáculo Iceberg, cuyo montaje se tuvo que suspender el viernes por el alto nivel del agua del río o de los dos pantalanes que dan acceso al embarcadero de la Expo, que tendrán que reponerse esta semana tras haber sido arrastrados por el agua.

Otras zonas afectadas han sido las partes más bajas de Ranillas y el Anfiteatro de la muestra, en este caso por filtraciones del freático, aunque no ha sido necesario paralizar las obras.

«Los daños de la crecida han sido mínimos», explicó Eduardo Ruiz de Temiño, director general de Construcción de la Expo.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento