PEPITATOR
Pepitator, la entrenadora personal de 'Sálvame'. TELECINCO

Hay gente que, por una razón tan básica como aquel refrán bíblico que habla de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el nuestro, tiene la innecesaria costumbre de criticar el aspecto físico de otros...

... Y normalmente sin tener en cuenta, no ya si esa persona está interesada en su opinión (aviso spoiler: no), sino el daño que pueden llegar a causar un comentario de body shaming -avergonzar a alguien por su apariencia, peso o defectos- tras otro tras otro y tras otro (y casi todos ellos tan prescindibles como hirientes).

Es lo que se puede sacar de conclusión de las declaraciones de Pepa Sanz, la entrenadora personal de Sálvame más conocida como Pepinator quien, dejando su sección en el programa, se sentó en uno de los sillones para contar su drama.

Que, de hecho, no es solo uno, sino que se han ido acumulando y haciendo grandes como los cada vez más constantes insultos que ha ido recibiendo en sus perfiles en las redes sociales.

La colaboradora se sentó junto a Jorge Javier Vázquez (a quien conoce desde hace 25 años, cuando ambos acudían al mismo gimnasio para sus ejercicios) y habló de muy diversos temas para que el público la conozca mejor.

Entre otras cosas, y antes de denunciar el acoso que ha sufrido, no tuvo miedo a decir públicamente que se siente "sola" o que "hace cinco años" que no besa "a nadie".

Ver esta publicación en Instagram

Menuda sudada , ahora duchita y ya empezamos operación bikini , fuera tonterías

Una publicación compartida de Pepa Sanz (@sanzpepa) el25 Abr, 2019 a las 9:38 PDT

"No quiero que me hagan daño. Ya me han hecho mucho. He tenido relaciones conflictivas. Una muy fuerte. Yo creo que no estoy curada de esa relación. Fue horrible convivir con esa persona. Me encerraba en casa, me quitaba las llaves del coche, me amenazaba con mi perrito...", narró la personal trainer.

Deconstruyendo esa imagen de que una mujer culturista es únicamente físico y no mira por su interior, Pepitator, que recordó que perdió a su madre cuando ella solo contaba con 12 años, quiso hablar del dolor que le ha producido el acoso que ha tenido que vivir. Y lo hizo con ejemplos.

"Me hace daño que digan que soy un hombre. Me dicen barbaridades. Me dijeron que soy una aberración... Burradas que me hacen llorar", confesó sobre sus sentimientos, que han llegado a hacerla "sentir mal" cuando va al gimnasio.

"La gente me pregunta, pero les digo que será por el tiempo, pero en realidad es por las cosas que me dicen. De repente me dices una tontería y ya estoy mal varios días. Fíjate que intento protegerme con esto", desveló, al tiempo que comentó cómo esto ha afectado incluso a su rutina y su vida ordinaria.

"Intento salir a las 5 de la mañana a correr para que no me vean. Me da vergüenza", relató la colaboradora que más hace sudar al equipo, pero que en esta ocasión cambió el esfuerzo físico por alzar la voz contra el acoso.

Ver esta publicación en Instagram

Con mi gran amigo Jorge Javier Vázquez, después de 25 años nos rencontramos

Una publicación compartida de Pepa Sanz (@sanzpepa) el8 May, 2019 a las 12:06 PDT