Zaragoza.- Los trabajadores de FCC se concentran en el parque José Antonio Labordeta este viernes
Zaragoza.- Los trabajadores de FCC se concentran en el parque José Antonio Labordeta este viernes COMITÉ DE EMPRESA DE FCC - Archivo

Dichas cláusulas fomentan la contratación de mujeres y la contratación indefinida, prohíben la contratación por empresas de trabajo temporal y despedir por causas técnicas u organizativas, implantan medidas de igualdad y planes de vigilancia de la salud, así como una especial valoración a la formación de la plantilla, a la creación de una bolsa de trabajo y a un plan de conciliación laboral y familiar, entre otras muchas cláusulas, han resumido los trabajadores en una nota de prensa.

El comité ha agradecido la "firmeza y la voluntad política" del gobierno de Zaragoza en Común (ZeC) en defender los derechos de los trabajadores frente a los "beneficios e intereses" de las grandes multinacionales, "como defendieron PP y PSOE en el primer pleno de 2018 oponiéndose a defender las cláusulas sociales de los pliegos de parques y jardines".

Desde el comité de empresa han confiado en que la próxima semana se decida quién es la nueva empresa que gestionará las zonas verdes de Zaragoza y que lo haga con las "garantías" que introducen las nuevas cláusulas sociales y laborales que "avalan los derechos de la plantilla".

Además, han incidido en que la nueva empresa adjudicataria no podrá rebajar salarios, ni contratar por empresas de trabajo temporal ni despedir por causas técnicas u organizativas durante la vigencia del próximo contrato. Asimismo otras de las cláusulas que se incorporan son la obligación de abonar puntualmente los salarios, la realización de planes de vigilancia de la salud y evaluación de riesgos laborales, la creación de una bolsa de empleo y un plan de conciliación laboral y familiar para los jardineros o un plan de formación.

Para los trabajadores la resolución del TACPA ha puesto de relieve que la introducción de cláusulas sociales no era un problema de legalidad, sino de voluntad política y de "gestionar para las grandes empresas o para la clase trabajadora".

Según el comité la mejora más importante del pliego de condiciones aprobado hace año y medio ha sido la de garantizar que como mínimo se mantiene la actual plantilla y los derechos laborales adquiridos, impidiendo a las empresas ofertas económicas a la baja que luego implican despidos o bajadas de sueldo.

DIFERENCIA

"Esta es la principal diferencia respecto a los anteriores pliegos aprobados por el Gobierno del PSOE, que posibilitaron ofertas que implicaban numerosos despidos e importantes bajadas salariales. De hecho, el actual contrato se inauguró en 2014 con la decisión de FCC de rebajar en un 20 por ciento el salario de la plantilla, recorte que fue paralizado por la plantilla tras una huelga indefinida y tres meses de movilizaciones".

La nueva adjudicataria estará obligada a mantener la plantilla mínima adscrita a la ejecución del contrato; a cubrir todas las bajas y vacaciones de su plantilla; a no minorar unilateralmente las condiciones de trabajo en materia de jornada y salario; a cumplir en todo momento el convenio colectivo estatal de jardinería en vigor, así como el acuerdo laboral vigente; a tener a disposición documentación completa y verificable sobre los trabajadores; y a abonar puntualmente a la plantilla adscrita los salarios pactados o legalmente establecidos.

Además, la empresa estará obligada a diseñar y aplicar un Plan para la Igualdad entre mujeres y hombres y a adoptar medidas para prevenir, controlar y erradicar el acoso sexual, por razón de sexo u orientación sexual. También apuntan al compromiso de contratar mujeres en un porcentaje superior al menos en cinco puntos, al porcentaje medio señalado en el último trimestre para el sector de actividad concreto por la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Asimismo, la elaboración de memorias e informes que la entidad licitadora deberá presentar con motivo de la ejecución del contrato, todos los datos estadísticos sobre las personas beneficiarias o usuarias y sobre el personal que ejecute el contrato, deberán estar desagregados por sexo y edades, estableciendo porcentajes de forma que pueda conocerse la población sobre la que incide el contrato.

En la valoración de los diferentes programas de gestión (siegas, podas, limpieza) el 60 por ciento de la puntuación será a la oferta de los medios humanos, lo cual favorecerá nuevas contrataciones.

Además de estas medidas que se valorarán en el concurso, el contrato recoge una serie de condiciones especiales de ejecución de obligado cumplimiento, como cláusulas de género, de empleo, de formación y de seguridad y salud, cuyo incumplimiento conllevará la rescisión del contrato con la empresa adjudicataria. Toda una batería de medidas que resultan pioneras en Zaragoza dentro de la contratación pública.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.