Cultura.- Fiona Barton: 'Ahora tenemos personajes que no son las secretarias ni las víctimas, como casi siempre'
Cultura.- Fiona Barton: 'Ahora tenemos personajes que no son las secretarias ni las víctimas, como casi siempre' EUROPA PRESS

La escritora británica Fiona Barton ha destacado "la época dorada" que viven las escritoras de género negro. "Tenemos mujeres escribiendo sobre mujeres y son personajes fuertes. Ahora tenemos personajes que no son las secretarias, ni las víctimas como casi siempre", ha recalcado.

Así lo ha asegurado la periodista y escritora en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de su visita al festival

València Negra (VLC Negra), que este año pone el foco en las mujeres escritoras de thriller. Barton acude al certamen, además, con su nueva novela, 'La sospecha' (Planeta, 2019).

Fiona Barton, que antes de lanzarse a publicar trabajó como periodista, sitúa como protagonista de la obra precisamente, a otra reportera, Kate Waters. Precisamente, fue este cambio en la vida de Barton, el paso de "periodista que hace las preguntas a entrevistada que las responde", lo que la inspiró para este cuarto libro.

En 'La sospecha', Waters -que apareció en la primera obra de la autora 'La viuda', y que ha ido ganando relevancia en sus últimos libros- pasa a ser protagonista de la propia historia que investiga: la desaparición de dos chicas en Tailandia, el mismo lugar al que viajó dos años antes su hijo, con el que apenas tiene contacto desde entonces.

'La sospecha' es la historia de tres familias unidas por la desaparición de dos chicas, Alex y Rosie, en un viaje de verano a Tailandia. La madre de Alex, Lesley, comienza una búsqueda activa de su hija, que comparte en un principio con la propia Kate.

La periodista ve como su rol profesional es superado por su faceta como madre, al verse involucrada en la historia porque su hijo, Jake, está en el mismo país asiático, y sabe poco de él desde que dos años antes lo dejó todo para darle un giro a su vida. Desde entonces, Jake apenas se comunica con su familia.

La tercera pata de la historia es el inspector de Policía Bob Sparkes, un amigo de Kate que investiga la desaparición de Alex y Rosie mientras su mujer se encuentra en la fase terminal de un cáncer. Bob actúa como apoyo para la periodista a lo largo de la novela mientras él mismo sufre la condescendencia del resto de personajes por la situación de su mujer.

"Kate no soy yo, no compartimos ADN, pero nos conocemos muy bien", ha explicado Barton. De este conocimiento nace la idea de situar a la periodista en el centro de la historia en esta novela: cuando la autora pasó a ser la protagonista de entrevistas, sintió que fue una especie de "ruptura de engranajes" en su vida, y quería que Kate lo experimentara "porque es un cambio interesante de reflejar". "Esta novela saca más de ella como madre y menos de su vida fuera del trabajo", ha agregado.

No obstante, para Barton es "diferente" escribir esta novela, ya que quería darle al personaje "algo de lo que ocuparse que significara algo para ella". "Es diferente de mí, porque mi historia ha sido una de éxito, mientras que yo quería que ella tuviera un conflicto", ha remarcado.

"OPORTUNIDAD QUE NO HABÍA QUE PERDERSE"

Para la autora británica, València Negra 2019 era "una oportunidad que no había que perderse". "Voy a muchos festivales porque es una gran manera de conocer a otros lectores, pero me quedé muy impresionada con València Negra, porque están celebrando a las autoras", ha contado.

Precisamente, Barton es una mujer que escribe sobre mujeres, ya que casi todas sus novelas están protagonizadas por personajes femeninos. Preguntada sobre si es algo deliberado, la escritora ha comentado que simplemente "ellas mismas se van desarrollando, las oigo". "Sé que suena un poco extraño cuando lo digo, pero oigo las voces de los personajes", ha comentado.

"También hay personajes masculinos, de hecho está Joe Jackson, que es la nueva cara del periodismo y está para 'torturar' a Kate: me gusta incluir la confrontación entre lo viejo y lo nuevo en el periodismo, porque es bastante parecido a lo que experimenté yo misma cuando ejercía de periodista", ha señalado.

De hecho, el periodismo también es uno de los temas de la novela, particularmente el choque entre la manera de ejercer la profesión antes y después de las nuevas tecnologías y las redes sociales: "Quería exagerarlo un poco, porque hay una generación de periodistas que, absolutamente de repente, vieron que se esperaba que supieran hacer videos o blogs", ha agregado.

Al respecto, Barton señala que intenta "dar una descripción muy honesta de la vida como periodista". "Estaba preocupada, porque creía que desagradaría a la gente hablar sobre ello porque hay muchas críticas a la labor de periodista", ha señalado.

"Hay una percepción de que somos una especie de comadrejas, pero de repente me vi a mí misma hablándole a una sala llena de gente que quería saber cómo era de verdad ser periodista, y eso me gustó mucho, porque estoy muy orgullosa de ser periodista", ha manifestado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.