La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Huelva ha decretado prisión provisional comunicada sin fianza contra Santiago del Valle García, detenido el pasado martes por su implicación en la muerte de Mari Luz Cortés -la niña de cinco años cuyo cadáver apareció el pasado 7 de marzo en la ría de Huelva tras 54 días de desaparición-, al que se le imputan los delitos de asesinato y contra la libertad sexual.

Los dos detenidos partieron a las 0.45 horas desde la Audiencia Provincial hacia la cárcel de Huelva

Según informaron fuentes judiciales, la jueza informó además al acusado de que debe cumplir una condena de dos años y nueve meses impuesta por el Juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla por un delito de abusos sexuales contra su hija, ratificada en marzo de 2006.

De la misma forma, la jueza también decretó prisión provisional comunicada sin fianza para la otra detenida por el caso Mari Luz, la hermana de Santiago, Rosa del Valle, que, junto a su hermano, partió a las 0.45 horas desde la Audiencia Provincial hacia la cárcel de Huelva.

Los dos detenidos llegaron a la Audiencia Provincial onubense sobre las 17.10 horas de ayer, tras salir de las dependencias policiales de Cuenca a las 8.50 horas, en las que habían permanecido desde que el pasado martes fueron detenidos en la localidad conquense de Pajaroncillo. En este municipio fue también arrestada la esposa del acusado, Isabel García, quien, tras prestar declaración, quedó en libertad aunque imputada y se encuentra ahora fuera de la provincia de Huelva.

La primera en prestar declaración ante la jueza fue Rosa del Valle, que lo hizo hasta las 19.30 horas, mientras que el principal acusado comenzó a declarar a las 19.45 y finalizó a las 23.45 horas, si bien solicitó una nueva declaración ante el juez, que finalizó pasadas las 0.30 horas, con el decreto de ingreso en prisión.

Fuerte dispositivo policial

Los dos detenidos llegaron a Huelva protegidos por un gran dispositivo policial, dado que a las puertas de la Audiencia había unas 600 personas que lo esperaron para increparle y gritarle "asesino". Los más de 30 agentes de Antidisturbios que se habían desplazado a Huelva desde Sevilla, apoyados por la Policía Nacional y la Local onubenses, no pudieron evitar, sin embargo, que se produjeran incidentes con los presentes.

De hecho, los enfrentamientos se saldaron con tres policías y dos periodistas heridos, además de dos coches de la Policía Nacional destrozados. Por estos hechos fueron detenidas dos personas, una de ellas un menor de 15 años.