El Consello da Cultura Galega (CCG) ha publicado una edición facsímil con 500 ejemplares en la que recupera los cuatro primeros trabajos como etnógrafo de Antonio Fraguas (1905-1999), el autor homenajeado con motivo de las Letras Galegas de 2019.

En rueda de prensa en Santiago, la presidenta del Consello da Cultura Galega, Rosario Álvarez, ha explicado que se ha querido "poner el acento" en sus primeros trabajos etnográficos en gallego, "antes del drama personal y colectivo" que supuso el alzamiento franquista, la Guerra Civil y la posterior represión que padeció el maestro y escritor de Cotobade, que supuso "la interrupción de la vida y los sueños de tantos".

Estas cuatro piezas, elaboradas entre 1930 y 1932, en su etapa inicial de pertenencia al Seminario de Estudos Galegos son: 'O entroido nas terras do Sul de Cotobade', 'O culto ós mortos', 'Do folk-lore de Aremeses-Listanco' y 'As lêndas da Fonte Pormás'.

En esta presentación también ha tomado la palabra el presidente del patronato del Museo do Pobo Galego y de la Fundación Antonio Fraguas, el historiador Justo Beramendi, quien ha mostrado su "satisfacción" por esta "hermosa" edición. Asimismo, ha remarcado la "sintonía" entre diversas instituciones que permitirán actos como el simposio que se celebrará en noviembre (en colaboración entre la RAG, CCG y Museo do Pobo Galego).

El encargado de presentar esta edición ha sido Clodio González Pérez (autor del estudio crítico y biográfico), quien conoció a Antonio Fraguas y compartió proyectos en la desaparecida Sección de Antropoloxía Cultural del CCG.

Clodio González ha trazado un recorrido por la biografía de Fraguas, sobre el que ha recordado cómo se "despertó su interés por Galicia" en su juventud en Pontevedra antes de comenzar a estudiar en Santiago, con un gran compromiso con el gallego, a quien marcó en su trayectoria vital la figura de Antón Losada Diéguez. A esta presentación también han acudido tres familiares de Fraguas, como José Carlos Fraguas, sobrino del autor.

PIEZAS

Según explica el Consello da Cultura Galega, 'O entroido nas terras do Sul de Cotobade', de 1930, marca el punto de inicio de las publicaciones etnográficas de Fraguas y sobre su tierra natal, con tradiciones de carnavales ya desaparecidas.

En 'O culto ós mortos' hay creencias, leyendas y dichos de Loureiros, que pronunció en una conferencia en el Ateneo de Vigo. En 'Do folk-lore de Aremeses-Listanco' hace un homenaje a la tierra de su madre, la aldea de Listanco, en la parroquia de Armeses, con trabalenguas y un cancionero.

Finalmente, en 'As lêndas da Fonte Pormás' hace un recorrido por su saber sobre las fuentes a partir del punto de partida de la fuente situada en A Castañeda, en el Ayuntamiento de Arzúa.

'ROTEIRO FRAGUAS'

Por su parte, en esta presentación el profesor Manuel Gago ha dado a conocer el 'Roteiro Fraguas', una ruta virtual con casi 40 puntos "muy ambiciosa" por el interior de la provincia de Pontevedra y el occidente de la de Ourense, elaborada con el conocimiento de Clodio González Pérez sobre la trayectoria vital y de la obra del autor.

Gago ha explicado que no solo figuran los espacios que puedan ser más "previsibles" en su biografía, sino espacios singulares "menos conocidos" y aportados por Clodio González. Se recorren ríos, caminos y tradiciones de lugares como el monasterio de San Pedro de Tenorio (Cotobade), Terra de Montes o Beariz.

REPRESIÓN

Esta edición facsímil recoge los trabajos que realizó Fraguas antes de sufrir en su piel las consecuencias del alzamiento militar. El profesor se refugió en su parroquia de Loureiro, escondiéndose en los montes, y volviendo a casa cuando su madre encendía un farol en una de las ventanas, según relata Clodio González en la biografía publicada por la Academia en su web. A pesar de ello, los seguidores del nuevo régimen franquista lo encontraron.

"Fue una etapa muy dura y muy difícil para él. Escapó al monte por miedo, y estaban matando a gente, que luego aparecía en las cunetas", recordaba en conversación con Europa Press Malores Villanueva, escritora de la biografía que publica la Editorial Galaxia sobre Fraguas. Un día que regresaba para hacer los exámenes de recuperación los seguidores fascistas lo buscaron y lo humillaron públicamente, obligándolo a cantar el 'Cara al sol', haciéndole beber aceite de ricino y a limpiar las pintadas a favor del Estatuto con sus propias manos.

La represión continuó tras la depuración de su cargo, que le impidió impartir docencia durante dos años y a empezar de nuevo. A pesar de ello, el franquismo no consiguió doblegar su vocación docente, y en los años 50 consiguió recuperar la cátedra de la fue apartado "injustamente".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.