"Uno puede decir lo que sea y luego hacer lo que le de la gana o lo contrario de lo que ha dicho porque parece que no pasa nada", ha criticado el presidente de la Cámara de Contratistas en Castilla y León, Enrique Pascual, que ha augurado un nivel de cumplimiento entre la obra oficial prevista y la adjudicada este año del 38 por ciento, que bajará hasta el 28 por ciento en el caso de la Administración central, para situarse en el 42 por ciento en la regional y en el 68 por ciento en la local.

Según sus cálculos, 370 millones de euros serán adjudicados por la Administración central, que ha previsto 1.311 millones y licitado 520, mientras que 240 millones corresponderán a la Administración regional que ha previsto 571 millones y licitado 350. Por último, la Administración local, a la que se ha referido como la más cumplidora, adjudicará obra por 245 millones de los 358 previstos y los 350 licitados.

Pascual ha acusado a las administraciones de pretender aparentar que se van a poner a hacer "cosas importantes" cuando saben que no va a ser así y ha puesto como ejemplo los datos del primer trimestre del año, cuando se han licitado 189 millones de euros, un 30 por ciento menos que en los tres primeros meses de 2018, un descenso que ha achacado a que 2019 es un año electoral por lo que ha augurado un impulso en los últimos meses para poder cerrar con unas "cifras dignas" y evitar, entre otras cosas, una llamada de atención desde Bruselas ya que en España se está "infraconstruyendo".

"Dinero hay y apetencia de los fondos de inversión por invertir en infraestructuras públicas", ha constatado Pascual, que ha acusado a las administraciones públicas de no saber manejar la colaboración público-privada. "Que se pongan a aprender porque nos va con ello el oficio", ha reivindicado el presidente de los Contratistas de Castilla y León que, no obstante, se ha mostrado "optimista" ante un repunte de la licitación de obra oficial porque "esté quien esté" resulta "imposible" hacer menos en aspectos como conservación de carreteras.

"Lo pide la necesidad más elemental (...) a menos cifra es imposible", ha asegurado Enrique Pascual que ha situado el volumen de negocio del sector de la construcción en Castilla y León en 4.632 millones de euros en 2017, una cifra que se mantiene "prácticamente plana" desde 2013, cuando se alcanzaron los 4.438 millones, frente a los 15.674 millones que se generaron en 2009.

Pascual ha evidenciado un ligero repunte de las empresas activas con asalariados en el sector de la construcción en Castilla y León, con 9.434 en 2018 (14.812 en 2009) mientras que se mantiene la plantilla de ocupados con 66.000 trabajadores que en 2009 eran 106.000.

El presidente de la Cámara de Contratistas en Castilla y León ha lamentado en este punto las dificultades de las empresas del sector de la construcción para captar trabajadores ya que, según ha explicado, la crisis puso el "cartel de sitio de peligro" a este oficio ahora "poco atractivo". "Hacemos llamadas, cursos... pero no acude nadie", ha lamentado Pascual que ha recordado que el 70 por ciento de los trabajadores del sector de la construcción viven en la denominada España vaciada.

Pascual ha advertido de que la construcción ha perdido una generación pero ha reconocido un "pequeño repunte" en el número de empresas que espera que se mantenga en el tiempo y que ve más complicado en términos de empleo en un sector que ha comparado con un bosque que se ha quemado y que no recuperará esa superficie.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.