CAYETANA RIVERA MARTÍNEZ DE IRUJO
Cayetana Rivera Martínez de Irujo, en un festejo durante la Feria de Abril de 2019. GTRES

Lo de Cayetana Rivera es pasar de Guatemala a Guatepeor, como suele decirse. La hija de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo ha aparecido ahora escayolada y es que la joven no gana para disgustos.

Hace unos días sufría un desmayo por el que tuvo que ser hospitalizada, apenas un susto, ya que fue su propia madre quien pidió que no hubiera alarma, a pesar de que era el segundo en apenas unos meses (a fines de 2018 le ocurrió lo mismo).

"Tana se encuentra perfectamente. No hay que alarmarse. Está ahora conmigo y con su vida habitual", declaró el pasado abril Martínez de Irujo, quien ya había adelantado que su hija habría roto con su pareja, el jugador de pádel Curro Soriano.

Pero como a perro flaco todo son pulgas, apenas unas semanas después ha aparecido escayolada en el partido de cuartos de final que enfrentaba a Rafa Nadal contra Frances Tiafoe en la Caja Mágica del torneo de tenis Mutua Madrid Open que ganó el español por dos sets (3-6 y 4-6).

Rivera, al parecer, habría sufrido una dislocación en su tobillo izquierdo y, aunque no sería una lesión de gravedad, sí que era necesario no solo la escayola sino el uso de unas muletas.

Quizá se lo haya provocado durante su visita a la Feria de Abril de Sevilla, donde estuvo con su madre disfrutando de los bailes flamencos y con su traje de gitana.

Lo cierto es que la joven, que no ha perdido por este nuevo traspiés la sonrisa, llegó al recinto junto a su madre y la pareja de esta, Narcís Rebollo, a quien une un gran afecto, para animar al teniste mallorquín.

Tana Rivera, que tiene 19 años (que celebró en mitad de la polémica con su padre por haber aguantado solo 6 días viviendo con él en Madrid) tuvo que ser llevada a caballito hasta su asiento por Vicente Dalmau Cebrián-Sagarriga, amigo de la familia y presidente de Bodegas Marqués de Murrieta, que se ofreció para la tarea.

No eran las únicas celebridades que fueron a ver la victoria del deportista español, pues en la Caja Mágica también estaban Jaime de Marichalar y su hija, Victoria Federica, el jugador del Real Madrid Tony Kroos, el director deportivo del equipo blanco Emilio Butragueño, el extenista Boris Becker, el actor Antonio Resines o la presentadora Raquel Sánchez Silva.