Foro lgtbi
Foro lgtbi EUROPA PRESS

Estos son algunos de los asuntos abordados este viernes en el III Foro de la Red Extremeña de Pueblos contra la Homofobia y la Transfobia, reunido en Mérida, y con la asistencia del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, la consejera de Cultura e Igualdad, Leire Iglesias, la presidente de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, y el director de la Agencia Extremeña de Cooperación al Desarrollo (Aexcid), Ángel Calle.

El presidente de la Fundación Triángulo, José María Núñez, ha explicado a los medios de comunicación que esta red, compuesta por 62 municipios, se creó de alguna manera para "cristalizar" el trabajo que se venía realizando en la comunidad desde diversos colectivos, dado que la realidad de Extremadura es la de una región donde el 80 por ciento de su población reside en "pueblos pequeñitos".

En este sentido, ha subrayado que la "realidad" de una persona del colectivo LGTBI es "distinta" si vive en una ciudad o en un pequeño municipio, si bien ha resaltado que en ocasiones se ha "infravalorado la mentalidad de las gentes de los pueblos", a pesar de la creencia de que la gente de las ciudades es más tolerante.

Así, ha añadido que, en ocasiones, lo que se percibe como tolerancia en las ciudades es "en realidad, es un pequeño aislamiento de invisibilidad, porque los demás no es que te permitan vivir como eres, es que no sabes cómo eres".

Núñez ha reiterado que los pueblos "abrazan la diversidad con mucho más cariño" de la que se cree, ha puesto como ejemplos de implicación los casos de pequeños municipios como Villanueva del Fresno, Vivares, Pizarro, Cabrero, Puebla de Obando, Torrejoncillo.

IMPULSAR EL TRABAJO DESDE LO LOCAL

Con respecto a la red, ha asegurado que su objetivo es potenciar el trabajo en los pueblos y ciudades desde el ámbito de lo local, que acompañen al trabajo realizado en el ámbito nacional y regional, que han permitido la aprobación de leyes LGTBI.

Una red que está "naciendo" todavía a pesar de haber cumplido cinco años desde que echó a andar, porque está formada por 62 de los casi 400 pueblos de Extremadura, de los que ha participado en el foro una treintena de ellos.

Se trata de una iniciativa que pretende potenciar el trabajo que se de hacer a nivel local, fundamentalmente en los municipios más pequeños, donde hacen falta, ha indicado, planes locales que desarrollen la legislación LGTBI contra la discriminación.

Es, por tanto, una "realidad en construcción", en tanto que la ha promovido Triángulo en colaboración con la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura (Fempex) y las diputaciones provinciales, pero "es muy difícil dar pasos".

Núñez asegura que hay "muchos ejemplos" de los avances producido en la comunidad, si bien ha citado el caso de Elsa, una niña transexual de 6 años que vive en un pueblo de 2.000 habitantes con "absoluta y total cotidianidad" porque "todo el pueblo se ha hecho cómplice de su vida", que han construido, ha dicho, una "burbuja" que permite que ella misma perciba que es diferente.

No obstante, ha señalado que esta complicidad de las gentes que vive en pueblos pequeños es una "seña de identidad" de Extremadura, como demuestran otros casos, como el de Pepa en Guareña, que hace quince años comenzo a vivir como mujer trans con "total naturalidad".

Pero sigue habiendo retos por lograr, que de cara a la próxima legislatura pasan por la educación y el desarrollo del trabajo en el ámbito local.

VARA CREE QUE QUEDA MUCHO POR RECORRER

En esta misma línea, el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, en su intervención en la apertura del foro, ha señalado que a pesar de los pasos dados en esta materia aún queda "mucho por recorrer", y en este sentido ha asegurado que lo más difícil es "cambiar la mentalidad", puesto que las leyes, al final se consiguen con las mayorías parlamentarias.

Vara, que se ha mostrado "muy orgulloso" de haber podido acompañar al colectivo en sus conquistas, como así ha reconocido el propio Núñez, ha lamentado la "intolerancia y resistencia" que aún persiste a la tolerancia, que se manifiesta en forma de chistes, y que forman parte de una "manera muy casposa de entender la realidad, pero que ahí está".

Así, y con el objetivo de avanzar más rápido en la normalización del colectivo, ha apostado por dar pasos en el ámbito de la administración para que esta materia pase de un departamento con competencias exclusivas llevarlo a la "transversalidad".

Pero sobre todo considera Fernández Vara cree que queda camino por recorrer en la escuela, que es "la gran palanca de transformación" de la sociedad, por lo que considera que hay que hacer un "gran trabajo" con el profesorado, pero también con la sociedad en su conjunto.

En cuanto al trabajo desarrollado en la legislatura que ahora acaba, ha resaltado la incorporación de los derechos LGTBI a la cooperación internacional, a través de la Aexcid, que ha sido pionera a nivel nacional en este asunto.

También Fernández Vara ha remarcado el importante papel de la administración local para avanzar en la visibilización del colectivo, en tanto que es en este ámbito donde "se escribe la vida de las personas".

Por su parte, el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, que ha recibido palabras de agradecimiento de parte del colectivo por ser el único municipio extremeño con una concejalía dedicada a la realidad LGTBI, ha señalado que la ciudad, además de ser capital administrativa de la comunidad, pretende serlo también "de los valores, de los derechos de las personas".

Así, ha señalado que han sido "cuatro años de avances" para el colectivo en la ciudad, que ha dedicado un monumento al movimiento, al tiempo que ha recordado que a los pocos días de tomar posesión como alcalde una de las primeras medidas que se tomaron fue pintar con los colores del arco iris un paso de peatones, como uno de los gestos de lo que pretendía que fuera la legislatura.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.