Automobile Barcelona 2019: centenario y eléctrico
El Automobile Barcelona abrirá sus puertas al público este sábado, después de dedicar los dos días previos a la prensa. Marta Pérez/EFE

El Automobile Barcelona, el Salón Internacional del Automóvil organizado por Fira de Barcelona, ha abierto sus puertas al público este sábado (hasta el próximo 19 de mayo), poniendo de relieve que el sector de la automoción está en pleno proceso de electrificación que no tiene marcha atrás.

En su edición centenaria, las principales marcas del sector (45 en total) han presentado sus últimas novedades y, sobre todo, su visión sobre la movilidad del futuro, que pasa tanto por modelos electrificados como por la oferta de servicios.

Por ejemplo, Volkswagen han presentado su nuevo modelo 100% eléctrico, el ID.3, con autonomías que oscilarán entre los 330 y los 550 kilómetros y del que prevé vender una media de más de 100.000 unidades al año. La marca alemana ha recibido 10.000 pedidos en menos de 24 horas.

Entre las japonesas, destaca Subaru, que ha viajado a la ciudad Condal con sus dos primeros modelos híbridos, que llegarán en otoño, mientras que la checa Skoda también ha presentado el Superb híbrido enchufable y el Citigo eléctrico, mientras que Audi ha mostrado su quinto modelo eléctrico, el Q4 e-tron, que llegará en otoño.

Renault ha aprovechado también la cita barcelonesa para dar a conocer su visión del transporte de personas sostenible al alcance de todos. Considera que la movilidad será eléctrica, conectada y autónoma, tres parámetros que cumple el concept EZ-GO, un "robo-taxi del futuro", mientras que Mercedes-Benz ha mostrado el EQC, el primer modelo de su nueva marca de vehículos 100% eléctricos EQ.

La marca alemana se ha propuesto liderar la movilidad sostenible y para ello ha acelerado la electrificación de sus vehículos, con el impulso de la expansión de su cartera de productos formada por la marca EQ, con una inversión de unos 10.000 millones de euros.

De su lado, la surcoreana Hyundai ha exhibido el Nexo, el primer vehículo de hidrógeno que se comercializará en España, así como toda su gama N y N Line, desde los i30 cinco puertas y fastback hasta el Tucson N Line, disponible por primera vez en el territorio nacional.

Peticiones al gobierno

Los fabricantes de automóviles también han aprovechado el Automobile Barcelona como escaparate para pedir al Gobierno estabilidad política y regulatoria para que se despejen todas las dudas que rodean al sector del automóvil, como, por ejemplo, la demonización del diésel y la incertidumbre del usuario sobre qué coche comprar.

Asimismo, la organización del evento ha puesto a disposición de los usuarios un espacio (Connected Street) de demostraciones de los distintos niveles de automatización en los vehículos, desde la 'e-call' (llamada de emergencia automática en caso de accidente), los sistemas de frenado de emergencia hasta la conducción sin conductor.

En un contexto de electrificación, digitalización y conducción autónoma, en el Automobile Barcelona los más nostálgicos tienen la oportunidad de retroceder en el tiempo a través de un espectáculo audiovisual que recorre los últimos 100 años de la historia de automoción. También hay una muestra de un total de 26 vehículos clásicos distribuidos por décadas.

El salón cuenta con marcas como Abarth, Alfa Romeo, Aston Martin, Audi, Bentley, BMW, Citroën, Cupra, Dacia, DR Automobiles, EasyMile, Ferrari, Fiat, Fiat Profesional, Ford, Hispano Suiza, Honda, Hyundai, Jaguar, Jeep, Kia, Lamborghini, Land Rover, Lexus, Lotus, Maserati, Mazda, Mercedes-Benz, Mercedes Benz Vans, Mini, Mitsubishi, Nissan, Pal-V, Piaggio Commercial Vehicle, Porsche, Renault, Seat, Skoda, Smart, Subaru, Suzuki, Tesla, Toyota, Volkswagen y Volvo.

Además, entre los 130 expositores también hay otras empresas relacionadas con la industria del sector del automóvil como Repsol, Iberdrola, RACC, Servei Català de Trànsit y Circutor.