Shakshuka
Shakshuka  EMMA GARCÍA

Por aquello de buscar referentes cercanos, podríamos decir que la shakshuka es la prima exótica de nuestro pisto manchego. Con menos ingredientes y más picante, este plato de origen magrebí, pero muy popular en Israel y otros países de la zona, es una delicia que nos puede solucionar una comida en muy poco tiempo o darle un punto diferente a un brunch. De hecho, en algunos locales ya se empieza a ver a la hora del almuerzo.

La shakshuka se puede comer como plato principal o acompañarla con algún tipo de arroz u otro cereal. Una receta sencilla a base de pimiento, tomate y huevos al más puro estilo mediterráneo.

El punto de especias y de picante podemos adaptarlo a nuestro gusto, aunque el comino es uno de sus ingredientes clave. Tradicionalmente, antes de comer se añade una cucharada de yogur natural y perejil. Un plato para mojar mucho pan.

Ingredientes

(Para 4 personas)

  • 8 huevos (a temperatura ambiente)
  • 400 gr. de pimiento rojo
  • 200 gr. de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 600 gr. de tomate triturado (de bote o natural)
  • 5 gr. de comino
  • 5 gr. de pimentón dulce
  • 5 gr. de guindilla molida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra

Preparación

Ponemos aceite de oliva virgen extra en una sartén honda y añadimos la cebolla picada. Rehogamos unos minutos y añadimos el ajo laminado o picado. Rehogamos hasta que la cebolla empiece a transparentar y añadimos el pimiento también cortado en trozos pequeños. Si es necesario, echamos un poco más de aceite.

Unos minutos después, cuando el pimiento se ablande, añadimos el tomate triturado, la sal, la pimienta, el comino, el pimentón y la guindilla. Rehogamos unos 10-15 minutos hasta que espese, removiendo de vez en cuando.

Hacemos unos huecos en la salsa para incorporar los huevos, cubrimos con la tapa de la sartén y apagamos el fuego cuando la clara esté casi hecha. Dejamos que los huevos acaben de cocerse con el calor residual. Lo ideal es que la yema quede líquida para mojar pan.

Antes de comer, espolvoreamos perejil fresco y opcionalmente una chucharada de yogur natural que suavizará la mezcla.