Carga de un coche eléctrico
Un coche eléctrico en plena carga. PIXABAY

Skoda participa en la edición de este año, la del centenario, del Automobile Barcelona con dos grandes novedades ya que darán a conocer su primer híbrido enchufable, el Superb PHEV, y su primer eléctrico, el Citigoe. Ambos modelos se presentarán de forma internacional a finales de este mes.

Se trata de una marca que ya viene de triunfar en el Salón de Ginebra donde su Skoda Vision IV, un 'crossover' coupé eléctrico basado en la plataforma MEB del grupo Volkswagen, consiguió el segundo puesto de notoriedad en el evento. 

Para esta ocasión, en Barcelona, la firma checa ha decidido destacar su nueva berlina de gran tamaño híbrida enchufable ya que, según han explicado, supone el primer "paso concreto" de la compañía hacia la electrificación. A este importante paso al frente se suma el Citigoe, su primer modelo 100% eléctrico, que cuenta con una autonomía de hasta 300 kilómetros.

Estos modelos forman parte de la ofensiva que está llevando a cabo Skoda, a través de la que la corporación invertirá 2.000 millones de euros en los próximos cuatro años en sistemas de propulsión alternativos y en nuevos servicios de movilidad. Como parte de estos objetivos, prevé contar con diez modelos electrificados a finales de 2022.

Por otro lado, Skoda también participa en el Automobile Barcelona con el prototipo de crossover compacto Vision X, que equipa el motor 1.5 G-TEC, y también el 'concept car' deportivo RS, que dispone de un sistema de propulsión híbrido enchufable con una potencia combinada de 245 caballos.

Entre las novedades que se podrán ver en el stand de la marca en la feria catalana destacan también el Scala, con mecánicas de entre 90 y 150 caballos, y el concepto de dos ruedas Klement, que adelanta la estrategia de la empresa en el campo de la movilidad.