Ribó denuncia que los bancos "no han querido" vender viviendas a Valencia
Las alcaldesas de Barcelona, Ada Colau (c), y de Madrid, Manuela Carmena (i), junto al alcalde de Valencia, Joan Ribó (d), durante la jornada Los objetivos de desarrollo sostenible y la Nueva Agenda Urbana: juntos en acción, organizada por Naciones Unidas. J. P. GANDUL / EFE

Los principales ayuntamientos del cambio (Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza), denominados así tras los resultados de las elecciones municipales de 2015, revalidarían sus apoyos el próximo 26 de mayo, si bien en algunos casos los pactos posteriores determinarán quién lidera esta vez el gobierno.

Es lo que se desprende de la encuesta preelectoral del CIS, que da la victoria, en términos generales, al PSOE de Pedro Sánchez. Aunque hay un par de cuestiones que departamento de Tezanos pide tener en cuenta: por un lado, que el sondeo se realizó antes de la celebración de las elecciones generales del 28-A (del 21 de marzo al 23 de abril); por otro, que los márgenes de error son altos (Madrid, 3,2%; Barcelona, 3,6%; Valencia, 4,6%; Zaragoza, 4,5%).

Esto es lo que sucederá, siempre según la estimación (cocina) presentada, en estas cuatro ciudades y así habría evolucionado el voto en cuatro años:

Madrid: Carmena afianza su marca

En la capital española, Más Madrid, la formación que lidera la actual alcaldesa, Manuela Carmena, obtendría el próximo 26-M entre 21 y 23 concejales y el 33,8% de los votos.

Supone un incremento de hasta 3 escaños respecto a lo que logró Ahora Madrid en 2015 (20 y 31,85%), que fue segunda fuerza por detrás del PP (21 concejales y 34,5%). En esta ocasión, según el CIS, los populares caerían más de diez puntos y se dejarían casi la mitad de los asientos (13-15 y 23,8%).

Carmena fue apoyada en la investidura por el PSOE, que no entró en el Gobierno. Los socialistas (Pepu Hernández) subirían de 9 a 10-12 concejales y del 15,28% de los votos al 18,4%. En el Ayuntamiento hay 57 concejales y la mayoría está en 29. Más Madrid y PSOE sumarían; Podemos no se presenta como tal.

Ciudadanos, por su parte, sumaría hasta dos concejales más (de 7 a 8-9) y 2,79 puntos (de 11,41% a 14,2%). Y Vox entraría con fuerza: en 2015 obtuvo un 0,60% de los votos y cero concejales y ahora lograría entre 2 y 3 concejales y un 5,8% de apoyos. IU (Madrid en Pie) seguiría sin representación.

En 2015 hubo un 31,15% de abstención; ahora el CIS da solo un 5,3%, aunque el 19,5% aún no sabe qué hacer.

Barcelona: ERC se iguala a Colau

La alcaldía de Ada Colau (Barcelona En Comú) podría pasar a manos de ERC (Ernest Maragall) si así lo deciden los pactos posteriores al 26-M, ya que el CIS arroja un empate técnico entre ambos partidos.

Hace cuatro años, Barcelona En Comú logró 11 concejales y uno de cada cuatro votos (25,21%) en la Ciudad Condal. Colau salió elegida con los apoyos en la investidura de ERC (5 y 11,01%), PSC (4 y 9,36%) y la CUP (3 y 7,42%), aunque ninguna de dichas formaciones entró en el Gobierno.

El 26-M, la cosa estaría más disputada, aunque las fuerzas de derecha seguirían, como entonces, sin sumar. En el Ayuntamiento de Barcelona hay 41 concejales y la mayoría está en 21. Así, los 10-11 que el CIS da a Barcelona en Comú (23%, dos puntos menos) sumarían casi directamente con los 9-11 de ERC.

La cuestión es que ERC obtendría un 22,9% de los apoyos, por lo que el margen es muy ajustado y cualquiera de las dos formaciones podría ser primera fuerza. El PSC subiría de 4 concejales (9,63%) a 6-7 y podría no ser necesario si la CUP, que pierde un asiento (2 y 5,3%), se adhiere a un pacto.

Por otro lado, JxCat, que cuenta con el preso preventivo Joaquim Forn como cabeza de lista, lograría en estos comicios 5-7 concejales y el 11,2%, lo que supone una caída a la mitad de apoyos y de asientos (en 2015, CiU logró 10 concejales y el 22,72% de los votos).

La formación de ultraderecha Vox no entraría en el Consistorio (el CIS le da un 1,9%, un punto menos que a PACMA) y PP (que podría perder un concejal) y C's (que podría ganar uno) no sumarían para una mayoría. Los populares pasarían de 3 a 3-4 (y de 8,70% a 6%) y C's de 5 a 5-6 (y de 11,05% a 11,9%).

En 2015 hubo un 39,39% de abstención; ahora el CIS da solo un 5,8%, aunque el 28% aún no sabe qué hacer.

Valencia: Joan Ribó lo tiene fácil

Joan Ribó (Compromís) no tendría problemas para repetir como alcalde. Su formación, de hecho, subiría en apoyos (de 9 a 9-11 concejales y del 23,28% al 26,5%) y se convertiría en la más votada. En 2015 fue la segunda después del PP, que perdería ahora hasta cuatro concejales (6-7) y 8,51 puntos (17,2%).

La segunda fuerza sería ahora el PSPV, que pasaría de 5 a 6-8 concejales y del 14,07% al 19,5% de los votos. Hace cuatro años, Ribó formó gobierno, precisamente, con el apoyo del PSPV y de València en Comú (3 concejales y 9,81%), que ahora ha mutado en Podem‐EUPV y sacaría 3-4 asientos y el 10,9%.

Las tres fuerzas, de esta forma, crecerían y sumarían mayoría, según el CIS: el Ayuntamiento de Valencia tiene 33 concejales y la mayoría está en 17. No lo harían, sin embargo, las fuerzas de derecha, a pesar de Vox, que del 0,80% de apoyos y cero asientos en 2015 pasaría a 1-2 y 7,7%.

El PP, por su parte, pasaría de 10 a 6-7 concejales y de un 25,71% de votos al 17,2%. Y Ciudadanos logaría ahora un 13,6% (frente al 15,38%), pero podría ganar un asiento (de 6 a 6-7).

En 2015 hubo un 27,89% de abstención; ahora el CIS da solo un 3,3%, aunque el 22,3% aún no sabe qué hacer.

Zaragoza: el PSOE podría gobernar

El PP repetiría como primera fuerza en la ciudad el próximo 26-M con un 24,2% de los votos y 9-10 concejales, aunque con una ligera pérdida de apoyos (desde los 10 escaños y el 26,88%). No sumaría, en todo caso, una mayoría con C's, que podría perder un concejal (de 4 a 3-4 y de 12,29% a 10,7%).

Pedro Santisteve (Zaragoza en Común) podría perder la alcaldía en favor del PSOE (Pilar Alegría), ya que los socialistas serían ahora segunda fuerza (de 6 a 8-9 concejales y de 18,65% a 23,5%). La escisión de Podemos‐EQUO (4-5 y 11,8%) ha lastrado a Zaragoza en Común (de 9 a 4-6 y de 24,57% a 13%).

La Chunta podría perder un concejal y se quedaría con 1-2 (frente a los dos de 2015) y el 5,7% de los apoyos (6,78%); podría, además, no ser la llave como en 2015. Hace cuatro años, PSOE y CHA apoyaron (solo en la investidura) a Santisteve; en el Ayuntamiento de Zaragoza hay 31 concejales y la mayoría está en 16. PSOE necesitaría, eso sí, a los divorciados comunes y Podemos.

En 2015 hubo un 34,49% de abstención; ahora el CIS da solo un 8,4%, aunque el 44,8% aún no sabe qué hacer.

Santiago: intención de votar al PSOE

El CIS no hace una estimación del reparto de escaños en Santiago de Compostela, pero sí muestra la intención de voto (voto directo, sin cocina), que daría previsiblemente el gobierno al PSOE.

Así, el PSOE obtendría un 15,7% de los votos y Compostela Aberta, el partido del actual alcalde, un 8,4%; el BNG lograría el 3,7%. Por su parte, el PP tendría el 14,7% y Ciudadanos un 1%. El sondeo otorga un 6% a la opción "Otro partido", aunque no especifica cuáles.