Barcelona despliega una nueva campaña de vigilancia y control del mosquito tigre trabajando sobre 55 zonas de riesgo

  • Se prueban dos trampas de captura y se modifican los sumideros para evitar acumulaciones de agua.
Mosquito tigre
Mosquito tigre
UEX - Archivo

La Agència de Salut Pública de Barcelona despliega una nueva campaña de vigilancia de control de los mosquitos, en especial del tigre, que se llevará a cabo hasta finales del mes de noviembre.

Se trabaja especialmente sobre 55 zonas de riesgo escogidas a partir de la actividad registrada el año pasado y otros elementos de riesgo.

Se están probando dos trampas de captura para contabilizar los mosquitos que se capturan e identificar la especie. También se ha puesto en marcha un proyecto piloto para reducir los focos de cría en la vía pública a través de una pequeña modificación en los sumideros de la ciudad.

Así evita que se acumule el agua y que se conviertan en focos de mosquitos, ya se ha actuado en una veintena de sumideros para comprobar si la medida es efectiva.

Este nuevo programa incluye también un seguimiento continuo global para detectar la llegada de mosquitos invasores y estudiar el posible efecto del cambio climático sobre la estacionalidad de estos insectos en la ciudad.

El mosquito tigre es una especie exótica invasora que produce picaduras molestas y que podría transmitir enfermedades si se dan determinadas condiciones. Vive en áreas urbanas, vuela bajo y pica de día. Son característicos su color negro con franjas blancas, y una raya blanca en la parte superior que le recorre la cabeza y el tórax.

La manera más eficiente de controlar al mosquito tigre es evitar que se reproduzca, y eso se consigue eliminando sus lugares de cría. El mosquito tigre pone los huevos en recipientes pequeños con agua acumulada. En los espacios públicos, los sumideros son uno de los puntos de cría más productivos. Ahora bien, la mayoría de focos de cría están en propiedades privadas.

La agencia pide a la ciudadanía que no acumule agua en espacios exteriores, que vigile los recipientes y los vacíe poniéndolos boca abajo, haciendo revisiones cada cinco o siete días.

Preparados para casos de Zika, chikunguña y dengue

Las arbovirosis, enfermedades transmitidas por vectores, han pasado a formar parte de las prioridades de salud pública en pocos años. La presencia del mosquito tigre en toda la zona mediterránea hace que se den las condiciones necesarias para la aparición de casos autóctonos.

Entre 2015 y 2018 se han detectado 700 casos: 183 casos de Zika, 143 de chikunguña y 371 de dengue en Cataluña. Hasta un 30% del total corresponden a casos de Barcelona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento