El infanticidio no es opción para Sylvester, el chimpancé 'padrazo' del año

  • Los chimpancés suelen terminar con la vida de las crías para llamar la atención de las hembras.
  • "Es como si la madre le diera un beneficio aumentando su probabilidad de aparearse", explica una profesora.
Sylvester, un chimpancé de Uganda, protege a su cría de 20 días.
Sylvester, un chimpancé de Uganda,  protege a su cría de 20 días.
Marie Cibot / Bulindi Chimpanzee & Community Project.

Un macho alfa cuidando de una cría de 20 días en Bulundi (Uganda) es el nuevo padre del año. Al contrario del habitual trato violento de los chimpancés macho hacia su cría, para atraer a su madre, esta historia no ha termindado ni con infanticidio ni canibalismo.

Su nombre es Sylvester. Pertenece al grupo de chimpancés estudiado por las profesoras Marie Cibot-Chemin y Maureen S. McCarthy, del departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y el Bulindi Chimpanzee and Community Project, que colgó los vídeos en su cuenta de Twitter.

Su estudio, publicado por la revista Primates, se centró en Sylvester, uno de los primeros machos alfa en demostrar una faceta más similar a la de un padre. Durante tres días cuidó de María, su cría nacida hacía 20 días. La paternidad fue determinada a partir de un análisis de ADN de sus heces.

Marie Cibot todavía recuerda la primera vez que lo vió el 16 de mayo de 2016: "Cuando llegué al bosque y encontré los chimpancés estaba totalmente convencida de que Sylvester la iba a matar".

Sin embargo, durante los tres días que duró su observación el macho "mostró comportamientos atentos, sosteniendo al bebé contra su pecho mientras la mece, acicala y acurruca", refleja el estudio.

Una atención a cambio de sexo

La madre de la cría, Mirinda, también tuvo un comportamiento poco habital. En lugar de protagonizar una escena violenta llena de mordidos y persecuciones, paseaba a varios metros de ellos con otra de sus crías. El motivo por el que creen que fue así es la mastitis- inflamación de las mamas-que sufría a causa de amamantar a María y a su hermana de menos de tres años.

Sobre la actitud paternalista del macho el estudio concluye afirmando la posibilidad de tratarse de un favor a cambio de sexo. Entre los chimpancés es habitual cambiar carne (alimento) por sexo, por lo que no sería extraño que Sylvester lo hubiera hecho con esta intención. "Es como si le diera un beneficio aumentando su probabilidad para aparearse con él", explicaba Cibot-Chemin.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento