Cajas negras, alcoholímetros y otros sistemas obligatorios en tu coche a partir de 2022
En 2018 fallecieron 1.180 personas por accidentes de tráfico. Pixabay

Para luchar contra la siniestralidad vial, el Parlamento Europeo ha llegado a un acuerdo para modificar el Reglamento General de Seguridad. A partir de 2022 todos los vehículos nuevos (coches, furgonetas, autobuses y camiones) deberán ir equipados con nuevos sistemas de asistencia al conductor. Por el contrario, los vehículos ya existentes, tienen de plazo hasta mayo de 2024.

Tal y como publican desde la DGT, estos son los sistemas que serán obligatorios a bordo de todos los vehículos nuevos en la Unión Europea desde mayo de 2022:

  • Caja negra: igual que la de los aviones, estas cajas negras son un registrador de datos en caso de accidente. De esta manera se podrá sacar la información de los momentos previos a un accidente de tráfico y saber así cuáles han sido las causas del siniestro.
  • Alcoholímetros: es obligatoria la interfaz para la conexión de sistemas 'alcolock'. De esta manera el arranque se bloquea si el sistema detecta que se superan los límites de alcohol en sangre permitidos.
  • Asistente de velocidad: no se trata de un limitador sino que es un sistema que avisa al conductor cuando supera la velocidad legal establecida.
  • Advertencia por distracción: cuando el dispositivo detecta síntomas de cansancio este dispositivo avisa al conductor.
  • Señal de frenado de emergencia: advierte del riesgo de colisión mediante una señal luminosa.
  • Sistema de frenado de emergencia autónomo: detecta una colisión inminente y aplica los frenos para detener el vehículo sin intervención del conductor. Esto ya es obligatorio para camiones y autobuses nuevos.
  • Mantenimiento y avisador de carril: el sistema interviene cuando detecta riesgo de colisión por salida de carril.
  • Detección de marcha atrás: alerta al conductor de la presencia de personas y objetos en la parte trasera. De esta manera previene atropellos y colisiones por falta de visibilidad circulando marcha atrás.

El objetivo de la instalación de estos nuevos sistemas es reducir la siniestralidad en las carreteras. Durante el año pasado fallecieron 1.180 personas por accidentes de tráfico, según datos del Ministerio del Interior.

"El avance tecnológico en los sistemas de seguridad para vehículos ofrece nuevas posibilidades de recudir el número de víctimas en accidentes viales. Para minimizar el número de heridos graves y fallecidos, es necesario introducir un paquete con tecnologías nuevas y adecuadas", explica el UE en el texto aprobado.