Excomisario Villarejo
Excomisario José Manuel Villarejo. CEDIDA - Archivo

El juez del caso Villarejo ha imputado al exsubdirector de 'Interviú' Luis Rendueles, señalado este lunes por el exdirector de la revista Alberto Pozas en relación con la recepción en esta redacción del "pendrive" con los datos extraídos del móvil de la asesora de Podemos y que después fue entregado al excomisario.

Según fuentes jurídicas, el juez Manuel García Castellón, que instruye esta causa, le ha llamado a declarar como investigado el próximo jueves tras haber escuchado la declaración como imputado a Pozas, que dimitió como director general de Información Nacional de Moncloa tras verse implicado en el presunto espionaje a Pablo Iglesias.

En su declaración, Pozas señaló a Rendueles como uno de los implicados en el asunto del lápiz de memoria que llegó a la redacción de Interviú y explicó el motivo por el que le dio a Villarejo ese dispositivo, si bien, al ser secreta esta investigación, las fuentes consultadas no han aportado más detalles.

En su comparecencia, que se ha prolongado casi dos horas, Pozas relató que el material extraído del móvil de la asesora de Podemos Dina Bousselham llegó a la redacción de Interviú en un sobre de forma anónima e informó de ello al presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio.

Pozas ya declaró como testigo el pasado 8 de abril, cuando explicó que consideraron que esos datos no eran publicables y que fue él quien facilitó a Villarejo el "pendrive" con la copia de los datos del teléfono de Bousselham y que fue hallado en el registro de la casa del excomisario.

De este modo, el excargo de Moncloa ratificó la versión que ofreció el propio Villarejo al respecto, cuando declaró como investigado por esta causa y dijo que fue Pozas quien le entregó ese "pendrive", una constatación que derivó en la imputación del periodista por presunta revelación de secretos.

El contenido del dispositivo carecía de "interés policial"

Con el contenido del lápiz USB, según la declaración del excomisario, Villarejo elaboró un informe que elevó a sus superiores y en el que señalaba que el contenido del dispositivo carecía de "interés policial", por lo que lo archivó, como hacía con todos sus trabajos.

Además de Villarejo y Pozas, por este caso también ha declarado el presidente del grupo Zeta, Antonio Asensio, al que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, apuntó en su declaración como la persona que le entregó la tarjeta del móvil sustraído a su asesora, Dina Bousselham, según adelantó El Independiente.

La sustracción del móvil se produjo en los meses previos a las negociaciones para formar Gobierno en 2016 y se investiga si el robo del teléfono está relacionado con un presunto espionaje al partido de Iglesias.