Sesión del Parlamento Europeo en Estrasburgo
El Parlamento Europeo. EFE/ Patrick Seeger

Los euroescépticos y los eurófobos manejan numerosos tópicos sobre los que hacen girar sus discursos contra la UE. Uno de ellos tiene que ver con la economía y la premisa de que los Estados miembros tienen que destinar cantidades muy elevadas de sus presupuestos a financiar las actividades del bloque comunitario. En plena campaña electoral y con la cuestión financiera como parte importante de los programas, las instituciones europeas tratan de convencer a los votantes de que con la UE no se gasta el dinero, sino que se invierte.

El presupuesto anual de la UE, según datos facilitados por el Parlamento Europeo, asciende a 120.000 millones de euros aproximadamente cada año (pudiendo variar en función del ejercicio). O lo que es lo mismo, en torno a 240 euros por habitante comunitario. Es obvio que son los Estados miembros los que financian, de una parte, a la Unión, pero solo aportan alrededor de un 0,7% en este sentido. El bloque obtiene recursos también  de los derechos de importación que cobra a los productos procedentes de países no miembros y de un porcentaje del impuesto sobre el valor añadido (IVA) recaudado por cada país miembro.

La economía tendrá, como casi siempre, un papel fundamental en la toma de decisiones. "La economía europea está desacelerándose", explica Pascual Fernández, decano del Colegio de Economistas de Madrid a 20minutos. Pero eso "no quiere decir que haya que hablar necesariamente de una recesión", comenta. Para Fernández, el principal hándicap aquí es que la UE se ve afectada por las tensiones comerciales que presenta Estados Unidos con China y también los problemas con Irán. Bruselas es el daño colateral.

En ese contexto, conviene destacar además que la UE retiene impuestos sobre los sueldos de su personal, además de recibir las aportaciones de países no miembros a una serie de programas europeos, a lo que hay que añadir los importes de las multas a empresas que vulneran la normativa europea.

¿Cuánto aporta España al presupuesto de la UE?

En el último presupuesto comunitario, España aportó 8.080 millones. De esa cifra, 1.634 millones fueron procedentes de los recursos recaudados a partir del IVA, y otros 5.755,8 millones procedentes del PIB. Hay que tener en cuenta que el país también destinó 646,7 millones de euros en concepto del llamado cheque británico. Esto es, el descuento que obtiene el Reino Unido por parte de la UE. Provoca un desajuste que debe ser equilibrado con aportaciones del resto de países miembros.

Pero, en otro sentido, España recibió un montante superior al que concedió. De hecho, es uno de los Estados miembros con balance positivo en este sentido, algo que podría cambiar tras el brexit. En 2017, la Unión destinó a España 9.664 millones de euros: un 54% se destinó a agricultura (por la importancia de la PAC), un 32,6% a políticas regionales y un 10,7% a investigación y desarrollo. Por contra, solo un 1,58% se utilizó para ciudadanía, libertad, seguridad y justicia. España fue el quinto país que más fondos recibió, por detrás de Francia, Alemania, Italia y Polonia.

¿En qué se gasta el dinero la UE?

La Unión Europea invierte su presupuesto en seis grandes áreas de gasto. Según los datos de 2017 (los últimos disponibles), la que más dinero recibió fue la ocupada por los recursos naturales, con 54.358 millones (un 48,7%). La siguiente fue la catalogada como crecimiento sostenible, a la que se destinaron un total de 45.292 millones (un 40,6%). A mucha distancia se queda el apartado de inversiones globales, con 14 millones de euros (2,4%). El apartado de administración es el cuarto con mayor gasto: en ello se invirtieron 7.972 millones (un 7,1%). Seguridad y ciudadanía fue el destinatario de 2.696 millones, y la última área fue instrumentos especiales, con poco más de 1.200 millones de euros.

El gasto destinado a investigación y desarrollo ha aumentado del 12% del presupuesto comunitario que representaba en 2016 al 14%, mientras que el gasto regional y en agricultura pasó del 78% al 75% de la inversión de la UE en los veintiocho Estados miembros (que pasarán a ser 27 tras el brexit y la salida de Reino Unido). Hay que destacar que el de 2017 fue el cuarto ejercicio del llamado marco financiero plurianual, que se fija para siete años.

¿Cuánto le cuesta al ciudadanos el Parlamento Europeo?

En concreto, el funcionamiento del Parlamento Europeo supone un gasto de 3,10 euros al año para cada ciudadano de la Unión Europea, cifra que representa el 37,8% del coste del Bundestag para cada alemán (8,20 euros); el 38,2% de lo que su Parlamento nacional cuesta a cada francés (8,10 euros); el 42,4% del coste que supone para cada británico (7,30 euros) o el 53,4% del gasto al que debe hacer frente cada estadounidense.