Josep Borrell
El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, abandona el hemiciclo del Congreso. EFE

Los principales partidos políticos españoles han apostado por candidatos de perfil alto para las elecciones europeas que se celebran el próximo 26 de mayo. Exministros, reconocidos economistas, profesores universitarios o líderes con recorrido en la esfera nacional. Estas decisiones dejan el regusto de que España jugará un importante papel en la UE que salga resultado de los comicios. Pero, ¿quién es y qué puede ofrecer cada uno de los cabezas de lista?

Josep Borrell (PSOE)

La vida comunitaria no le es ajena al ministro de Exteriores. Más bien todo lo contrario. Fue presidente del Parlamento Europeo entre 2004 y 2007, y ahora trata de volver a la Eurocámara liderando la lista del PSOE. Las encuestas, además, le sitúan como favorito. De cumplirse los pronósticos, los socialistas vencerían por primera vez en quince años.

Por aquel entonces, la candidatura socialista sobrepasó el 43% de los votos frente al 41,2% del Partido Popular, en una lista encabezada por Jaime Mayor Oreja. Tras esos resultados, el propio Borrell ascendió a la presidencia del Parlamento en la primera parte de la legislatura.

En caso de que se cumplan los sondeos, Borrell parte con mucha ventaja para ser el representante español en la próxima Comisión Europea -que viene a ser el Gobierno de la UE-, en sustitución de Miguel Arias Cañete, propuesto en 2014 por el entonces Ejecutivo español de Mariano Rajoy.

Josep Borrell maneja varios registros: es uno de los 'azotes' del independentismo catalán, tiene buen nombre en la política exterior y su gestión, junto a Pedro Sánchez, de la crisis venezolana ha sido vista con muy buenos ojos por Bruselas. Además, infunde respeto en las instituciones comunitarias dado su pasado.

Dolors Montserrat (PP)

Es, quizás, la gran sorpresa entre las formaciones nacionales. Pablo Casado mantuvo el secreto casi hasta el final. Sonaron nombres como González Pons (que sí sigue en la candidatura, pero como número dos), Ana Pastor o Rafael Hernando, pero el PP apostó por Dolors Montserrat. Como Borrell, exministra, en su caso de Sanidad durante el Gobierno de Mariano Rajoy y sin experiencia a nivel europeo. Es importante por tanto ver quién la rodea.

El propio González Pons o el secretario general del PPE, Antonio López Istúriz, escoltarán a Montserrat en la candidatura. Son, seguramente, las dos figuras más potentes de Génova en la Eurocámara. Su campaña estará coordinada, además, por Isabel García Tejerina. Y es que la que fuera titular de Agricultura asumirá un papel importante, teniendo en cuenta la relevancia que le da Casado a la negociación de la PAC.

El rechazo al régimen de Maduro desde la UE, la economía, la relación países terceros, los acuerdos comerciales y el freno a los populismos serán algunos de los ejes discursivos durante las semanas previas a los comicios.

Pero la intención de Casado va más allá y así lo dejó claro cuando presentó a su candidata: la meta primera es "frenar las fake news del separatismo". Falta por ver si dar a las elecciones europeas una connotación tan interna propicia un buen resultado o, por el contrario, aboca a los populares a una debacle como la de las generales.

Luis Garicano (Cs)

Apuesta muy liberal la de Albert Rivera para las elecciones europeas. Luis Garicano nunca ha ostentado un cargo político y liderará la candidatura naranja, disparada en los sondeos. Forma parte de una lista en la que también hay independientes e incorporaciones llegadas de UpyD como Maite Pagaza o Cristiano Brown. No ha sido ajena esta lista a los fichajes: la exsocialista Soraya Rodríguez o el ex del PP José Ramón Bauzá también saltan al Parlamento Europeo.

Por encima de todo esto, Garicano es vicepresidente de ALDE (el grupo de los liberales europeos), algo que dota de cierta relevancia a la formación naranja dentro de su familia europea. La candidatura, con todo, destaca por su perfil económico, alejado de una perspectiva puramente política. Todo lo contrario que su predecesor en 2014, Javier Nart.

Su buena posición en ALDE le convierte en uno de los futuribles para ser candidato a presidir la Comisión Europea, sobre todo en el caso de que los liberales obtengan, si se cumplen los sondeos, un buen resultado el 26 de mayo (algunas encuestas les sitúan incluso por delante del PPE en número de eurodiputados). Eso sí, tendrá que 'pelear' en esa carrera con la que quizás es la principal figura del grupo, Margrethe Vestager, que es la actual comisaria de Competencia.

De esta forma, Albert Rivera vería cumplido uno de sus grandes propósitos: hacer de Ciudadanos un partido fundamental en el día a día de la UE. Situar a Garicano en una selección tan distintiva a nivel político junto a la propia Vestager o al portavoz de ALDE en el Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt o la italiana Emma Bonino puede hacer que Cs se consolide como fuerza liberal, sobre todo por encima de las voces que en España les acusan de llegar a pactos con la extrema derecha (como dice el PSOE) o de ser socialdemócratas (como asegura en las últimas semanas el PP).

María Eugenia Rodríguez Palop (Podemos)

De los principales nombres, es quizás el menos conocido. Rodríguez Palop dará el salto de la universidad a la Eurocámara después de ser la elegida para calmar la enésima turbulencia en las filas de Podemos. La renuncia del candidato inicial, Pablo Bustinduy, abrió un hueco que Pablo Iglesias no tardó en llenar. Si el responsable de Relaciones Internacionales del partido había sido elegido por primarias, a la actual cabeza de lista la situó el propio líder.

Y es que también en este campo se ha notado el conflicto de los afines a Iglesias con los catalogados como errejonistas. Bustinduy era el último bastión del ex número dos, y su salida abrió la puerta a una candidata mucho más cercana a la dirección. Rodríguez, siempre cercana a Podemos, se había limitado hasta ahora a participar en actos del partido y ha esperado hasta ahora para asumir responsabilidades políticas.

Declarada feminista, ha criticado con mucha dureza los movimientos de extrema derecha germinados en diferentes países europeos. Es profesora de derechos humanos, filosofía política y filosofía del derecho, y también se declara ecologista.

Izaskun Bilbao (PNV)

El caso de Izaskun Bilbao, candidata de la coalición que encabeza el PNV, es distinto al resto: ella es eurodiputada desde 2009 (los nacionalistas vascos forman parte, como Ciudadanos, del grupo ALDE). Es la única representante del PNV en la Eurocámara y su relevancia política crece con esta candidatura.

Su carrera, eso sí, es dilatada a nivel autonómico. Bilbao fue miembro del Parlamento Vasco durante once años (desde 1998 hasta 2009), cámara que presidió entre 2005 y 2009, año en el que dio el salto a la UE.

Jordi Sebastiá (Compromís)

Sebastiá es otro que tratará de repetir. Fue eurodiputado entre 2014 y 2016 después de haber salido elegido por la coalición Primavera Europea, que lideraba su partido, Compromís. Ahora, repite como cabeza de lista, aunque los sondeos dejan a la formación valenciana sin representación en el Parlamento Europeo. Antes de pisar Bruselas, Sebastiá fue alcalde de la localidad de Burjasot durante tres años.

Oriol Junqueras (ERC)

El candidato más mediático de todos. Pero por motivos bien distintos: está en prisión preventiva en el marco del procés. El exvicepresidente de la Generalitat encabeza la lista de Esquerra Republicana dentro de la estrategia de la formación independentistas de lanzar como candidatos a aquellos miembros de su partido que están en la cárcel.

Carles Puigdemont (JxCat)

Después de que el TSJM corrigiera a la Junta Electoral Central, que prohibió presentarse al expresident, Carles Puigdemont encabezará la lista de Lliures per Europa. Estará acompañado en la lista por los exconsellers Clara Ponsatí y Toni Comin, que se encuentran también huidos. Igual que Junqueras, tratará de difundir el mensaje secesionista desde la Eurocámara, pero tiene el problema de que necesita jurar la Constitución en territorio español para poder ser eurodiputado y sería detenido.