Santiago del Valle, el presunto homicida de Mari Luz, retratado por sus vecinos

  • No se relacionaba mucho con el vecindario.
  • Los vecinos no sabían de sus antecedentes por pederastia.
  • Se alegran de que lo hayan capturado.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUELVA.
Numerosos vecinos y curiosos, junto a la vivienda donde residía el vecino de Mari Luz que ha sido detenido hoy (EFE/JULIÁN PÉREZ)
Numerosos vecinos y curiosos, junto a la vivienda donde residía el vecino de Mari Luz que ha sido detenido hoy (EFE/JULIÁN PÉREZ)

El presunto asesino y principal imputado por la muerte de Mari Luz, Santiago del Valle García, de 52 años, es un hombre que apenas dejó en el barrio del Torrejón rastros de su personalidad suficientes cómo para trazar un perfil nítido y completo acerca su forma de ser. Se vino a Huelva procedente del norte apenas dos meses antes de protagonizar supuestamente la desaparición de la hija menor de la familia Cortés y después se marchó sin hacer ruido.

Hasta que ha pasado esto no se sabía que tenía antecedentes de pederastia

Su casa, propiedad de sus padres, y situada en la Avenida de las flores, está en la mitad del recorrido que va desde la casa de Mari Luz hasta el kiosco de María Los Carrasco, donde compró un paquete de patatas antes de desaparecer.

Sus vecinos más cercanos dicen no saber mucho sobre él, pues "se relacionaba poco con la gente y pasaba desapercibido" y reconocen que "hasta que ha pasado esto no se sabía que tenía antecedentes de pederastia", como decía Josefa.

El mismo desconocimiento general se aprecia cuando se interroga a los vecinos acerca de los posibles problemas de salud mental que tenía este matrimonio, formado por Santiago e Isabel, del que si se sabía que ninguno de los dos tenía trabajo reconocido y que al parecer recibían una pequeña pensión.

Principal sospechoso

Sí era más conocida la hermana del presunto criminal, Rosa, que vivía desde siempre en esa casa y que "llegó a trabajar un tiempo en el bar de la Asociación de Vecinos", comentaba una mujer. De ella se dice que era algo "rarita" y que "dormía poco por la noche, se levantaba temprano para salir a la calle y dormía más durante el día".

Que lo cuelguen hasta que se seque como los bacalaos

"Estaba claro que tenía que ser él. La familia lo sospechaba", decía una persona y otra indicaba en relación a los antecedentes del acusado que "si lo ha hecho con su propia hija, no va a ser capaz de hacerlo con otra niña". También señalaba que "si se fue de aquí fue por algo, si fuera inocente se hubiera quedado".

En lo que coinciden todos es en que debe recibir un castigo ejemplar. "Que actúe la justicia pero que sea dura. Es un asesino, un animal y que lo cuelguen hasta que se seque como los bacalaos", decía una anciana. "Que lo traigan aquí al barrio, que no lo lleven a la cárcel", decía otro hombre; "que lo metan en un campo de concentración", reclamaba otro.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUELVA.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento