Inocencio Arias: "Huésped es un eufemismo, si las autoridades no pueden entrar en la embajada es un refugiado"

Inocencio Arias.
Inocencio Arias.
GTRES

La estancia del opositor venezolano Leopoldo López en la residencia del embajador español en el país iberoamericano ha puesto a nuestro país como protagonista en el conflicto venezolano y en una situación poco habitual en España.

El diplomático español Inocencio Arias ha respondido a 20 minutos sobre algunas cuestiones clave para entender la situación de Leopoldo López y el papel de España al respecto. Arias niega que el opositor venezolano sea esté "asilado", algo que ya adelantó el gobierno español en un comunicado en el que aseguraba que "Leopoldo López no ha solicitado asilo", sino que tanto él como su mujer Lilian Tintori y su hija menor se encuentran en calidad de "huéspedes". "Huésped es un eufemismo", apunta Arias, que aclara que "en el momento en que la autoridad venezolana no puede entrar en la embajada es un refugiado".

Su estancia en la sede diplomática tras no poder quedarse en la chilena por tener otros huéspedes sitúa a nuestro en una situación poco común. Sin embargo, según el diplomático, "España no puede entregarlo una vez que lo ha acogido, sobre todo en un caso tan claro de persecución política. Si España lo acoge no puede negarse después", explica.

"Tensión temporal"

Para Arias, que ha ejercido como embajador durante varios gobiernos y de distintas siglas, España "ha dado un paso muy serio" y ya no puede "echarlo de la embajada con un gobierno autoritario" como el de Maduro. Este escenario ha provocado una situación de "tensión temporal", según este experto, aunque no ve probable que conduzca a una ruptura de las relaciones entre ambos países, que ya han abierto un canal de diálogo sobre el caso de Leopoldo López.

Una vez aquí, explica, López puede permanecer el tiempo que considere oportuno en la residencia del embajador ya que no hay un tiempo máximo establecido para abandonar el lugar. "Pueden ser dos meses, cuatro años...", pero también puede solicitar su traslado a nuestro país. En cualquier caso, durante el tiempo que permanezca en la embajada, goza de plena inmunidad e inviolavilidad y desde el gobierno venezolano no pueden hacer nada para sacarlo.

En los casos de solicitud de asilo de personas que se encuentran fuera de España, el solicitante debe acudir a una embajada que no esté en su país de origen. Sin embargo, Arias explica que en el caso de Leopoldo López, la normativa establece que, al permanecer en Venezuela y haber acudido a la sede diplomática en su país, para solicitar su traslado a España -donde residen además sus padres-, el Ejecutivo español solo puede iniciar los trámites previa negociación con el gobierno de Nicolás Maduro, que podría negarse a ello, en palabras del diplomático.

No suelen ser ágiles este tipo de trámites, que pueden tardar "más de cinco semanas", según Arias. No obstante, apunta, si finalmente Maduro aceptara el traslado de López, deberá garantizar la seguridad del opositor durante su traslado al aeropuerto, aunque reconoce que es difícil prever un sí del presidente venezolano, que podría negarse a ello y obligar entonces a López a quedarse en la embajada para evitar su arresto.

En el caso de que aceptase su traslado, una detención durante el trayecto hacia el aeropuerto por parte del régimen de Maduro se antoja "casi impensable", en palabras de Arias, que añade que "iría con protección y con el embajador de España" para coger un vuelo a nuestro país.

Un cambio de gobierno podría alterar la situación de Leopoldo López

La liberación de López y su llegada a la embajada española se produce en un periodo de transición en nuestro país, con un gobierno en funciones y después de la celebración de unos comicios. Una situación que también podría alterar la protección de la que goza en estos momentos el opositor venezolano.

Aunque su acogimiento se ha producido durante el gobierno de Pedro Sánchez, que presumiblemente volverá a repetir en el cargo tras ganar las elecciones del pasado 28 de abril, el diplomático español apunta que, "si entrara en el cargo un presidente que considere que Maduro no es un dictador, entonces sí que podría decidir entregarlo", aunque no se antoja posible en estos momentos.

Por ahora, Venezuela ha dictado una orden de detención contra López que no acatará España, según ha informado el Gobierno. Los siguientes pasos están por ver.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento