RYAN REYNOLDS Y BLAKE LIVELY
Ryan Reynolds y Blake Lively, en 2019. GTRES

Las buenas noticias, como las buenas historias, suelen correr como la pólvora en Hollywood. Raro es el día que no ocurre nada o que, si ocurre, nadie lo descubra. Pero así ha sido para Ryan Reynolds y Blake Lively, que han mantenido en secreto que están esperando su tercer hijo hasta ahora.

Y se supo en cuanto aparecieron para la premiere de Pokémon: Detective Pikachu, la nueva película donde el actor pone voz y personalidad al inconfundible y más célebre de estas criaturas fruto de la serie de televisión y posteriores videojuegos y películas de animación. Llegará a las salas españolas el próximo viernes 10 de mayo.

Allí, en mitad del Times Square neoyorquino, apareció el matrimonio más canalla (están continuamente lanzándose bromas y puyas en las redes sociales) y nadie podía obviar la incipiente barriguita de la intérprete de Gossip Girl.

El posado en la alfombra amarilla, por el característico color del pokémon Pikachu, fue clave para ver cómo ella se llevaba la mano a su vientre, en un vaporoso vestido también amarillo, pero con cinto justo por encima de su estado, parar marcarlo y para traer suerte a su marido con el largometraje.

La pareja, que se dio el "sí, quiero" en 2012 y que desde entonces no han parado de mostrar públicamente la sana relación que les une, ya tiene dos hijas: James e Inez, de cuatro y dos años respectivamente.

No se duda de que pronto comenzarán las chanzas de los actores y padres con su nueva familia numerosa, pero lo que es seguro es que mantendrán esa filosofía de que compaginarán sus trabajos para que siempre esté al menos uno de ellos en casa con las pequeñas.

La actriz, de 31 años, cree que ese, además, es el secreto del éxito de su matrimonio. Él, de 42, lo explica así: "Si ella está haciendo una película en Tailandia y yo estoy haciendo una película en Vancouver, nunca nos veríamos. Operamos como una unidad y eso nos funciona muy bien".