Jordi Évole, en 'Salvados'
Jordi Évole, en un momento del programa de 'Salvados' dedicado a la industria cárnica en España. La Sexta

El periodista catalán Jordi Évole anunció este jueves en El hormiguero que esta será su última temporada al frente del programa Salvados. A lo largo de sus once años de emisión, el premiado espacio de La Sexta ha logrado convertirse en una referencia televisiva en España, con numerosos momentos intensos y entrevistas polémicas, que, en ocasiones, han llegado a marcar incluso la actualidad política, alcanzando al mismo tiempo importantes éxitos de audiencia con encendidos debates en las redes sociales. Repasamos diez de los programas más memorables.

1. La entrevista al papa

Fue, según el propio Évole, la entrevista que más le costó conseguir. El pasado 31 de marzo, Salvados emitió una conversación del periodista con el papa Francisco en el Vaticano que, más allá de lo inusual del momento, dejó indiferentes a pocos. El pontífice pidió coherencia "a los católicos que rechazan a los inmigrantes", dejó unas polémicas declaraciones sobre la homosexualidad (aconsejó llevar al psicólogo a los niños homosexuales), y aseguró no tener opinión sobre la exhumación del cadáver de Franco, entre otras muchas cosas. En esa misma entrevista, Évole confesó al papa que había llegado el momento de dejar Salvados, según explicó el propio periodista este jueves.

2. Accidente del metro de Valencia

Emitido en abril de 2013, el programa que dedicó Salvados a las víctimas olvidadas del accidente ocurrido el 3 de julio de 2006 en el metro de Valencia (43 muertos y 47 heridos, el siniestro más grave en un suburbano de la historia de España) fue uno de los que mayor repercusión tuvo. El accidente coincidió en el tiempo con la visita del papa Benedicto XVI a Valencia, y las noticias se solaparon de tal manera que los hechos del metro se vieron relegados a un segundo plano. En el programa, las víctimas denunciaron que la televisión autonómica valenciana intentó reducir el impacto de la noticia, así como irregularidades en la investigación del suceso. Días después de la emisión del espacio, unas 10.000 personas salieron a la calle para acompañar a las víctimas y pedir justicia. Se llegó a abrir una nueva comisión de investigación sobre caso, pero la causa fue finalmente archivada de nuevo en mayo del 2017.

3. Nicolás Maduro

En plena crisis tras la autoproclamación del presidente del Parlamento de Venezuela, el líder opositor Juan Guaidó, como presidente encargado del país caribeño, Évole entrevistó en Caracas al presidente venezolano, Nicolás Maduro, en uno de los programas más comentados de Salvados. "No acepto un ultimátum, es como si digo a la UE que reconozca la república de Cataluña", dijo Maduro en la entrevista, emitida el pasado 3 de febrero. El gobernante repasó los problemas que vive el país, aunque también pudo "explicar" "qué es una dictadura" y "por qué se habla tanto en España de Venezuela". En las redes hubo división entre los que criticaban que se le "diera voz a un dictador" y los que destacaban el interés periodístico de la entrevista.

4. La industria cárnica

Animales maltratados y moribundos en las grandes granjas de explotación intensiva, controles que aparentemente sirven de poco, trabajadores explotados en los mataderos... El retrato que Salvados hizo de la industria de la carne del cerdo en España no dejó en buen lugar al sector. Évole entrevistó a expertos sobre el modelo de producción, al mismo tiempo que visitaba mataderos y granjas para conocer de primera mano las terribles condiciones en las que vivían los animales. Varias cadenas de supermercados reaccionaron retirando los productos de la empresa cárnica El Pozo, que se defendió desvinculándose de la granja en la que se habían rodado las imágenes, y tachando estas de "capciosas". El programa, titulado Stranger Pigs, se emitió en febrero de 2018.

5. El exetarra Iñaki Rekarte

La estremecedora entrevista de Jordi Évole al exetarra Iñaki Rekarte no solo conmocionó las redes sociales, sino que convirtió a Salvados en el programa más visto del domingo en que se emitió (10 de mayo de 2015), con un seguimiento de 2.891.000 espectadores, por encima incluso de la Fórmula 1. Ante un Évole que se motró especialmente duro en sus preguntas y reacciones, Rekarte, que abandonó ETA tras pedir perdón por sus atentados, relató cómo mataba y cómo se arrepintió de matar ("Todos queríamos matar, echábamos a cara o cruz quién lo hacía", contó). A día de hoy, el exetarra vive con su esposa, a la que conoció en la cárcel, y su hijo: "Son de Cádiz y por ellos entendí que era un racista", dijo. También afirmó que los presos etarras tienen miedo a hablar: "Si hablaran, ETA se iba a cagar por la pata abajo".

6. García y De la Morena

Salvados logró que los dos rivales más legendarios de la radio deportiva española, José María García y José Ramón de la Morena, se sentaran frente a frente por primera vez en la televisión. Juntos rememoraron su enfrentamiento, un conflicto que simbolizó la confrontación de las emisoras en las que trabajaban. Al final, parecieron reconciliarse. "Todo se olvida", dijo García. "No se olvida, pero se aprende", replicó De la Morena, que explicó que su amilia y amigos "sufrieron" por esa 'guerra'. Antes, García había admitido que cometió "barbaridades" en la disputa y que es una "soplapollez" hacer "cualquier cosa porque un tío fuera antes a mi programa". De la Morena, por su parte, dijo que las cosas que le dijo García las tiene "perdonadas". Aquello, añadió, fue "periodismo salvaje". El programa, que se emitió el 11 de febrero de 2018, incluyó además una llamada al rey Juan Carlos que el monarca, molesto, cortó.

7. Puigdemont, antes del 1-O

Más de tres millones de espectadores estuvieron pendientes de la entrevista de Évole al entonces aún presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, emitida en Salvados el 24 de septiembre de 2017, una semana antes de la celebración ilegal del referéndum sobre la independencia de Cataluña, el 1 de octubre. "El referéndum se va a celebrar y no habrá juego sucio", decía Puigdemont, reconociendo asimismo que la consulta promovida por su gobierno no tenía todos los "ingredientes" que le gustaría, pero que sí contaba, a su juicio, con los "necesarios".

8. La industria textil

Para revelar el verdadero precio de las prendas de vestir baratas que compramos en occidente, Salvados viajo hasta Camboya, donde, en un programa titulado Fashon Victims, empleados de fábricas textiles que elaboran ropa para compañías europeas narraron a Évole sus precarias condiciones laborales. El espacio denunció en su cuenta de Twitter que grandes marcas como Inditex, H&M, Mango, Cortefiel o El Corte Inglés no habían querido participar en el espacio, pese a que se les había ofrecido la posibilidad de hacerlo. "Los jefes gritan, dan golpes en la mesa y presionan para ir más rápido. Hay mucho polvo en el aire, el agua no es potable y tiene bichos, el lavabo no tiene luz, hay goteras y cae agua del techo", contaba una trabajadora. El programa se emitió en febrero de 2016 y tuvo una audiencia de casi cuatro millones de espectadores.

9. Iglesias vs. Rivera

El cara a cara que protagonizaron en octubre de 2015 en Salvados los líderes de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias, fue seguido por 5.214.000 espectadores, y batió un récord al convertirse en el más visto hasta el momento de toda la historia del programa. En el debate, celebrado ante un par de cafés, en la simple mesa de un bar común, ambos políticos contrastaron sus principales propuestas de cara a las elecciones generales. El programa obtuvo un 25,2% de cuota de pantalla.

10. Mercadona

Otro programa de Salvados que arrasó entre la audiencia fue el dedicado al fenómeno social de la cadena de supermercados Mercadona (noviembre de 2016), un episodio que consiguió subir casi seis puntos de cuota de pantalla desde la última emisión del espacio, y ganar casi un millón de espectadores, llegando al 17,9% de cuota y 3.572.000 espectadores. Évole entrevistó a tres directivos de la empresa valenciana, a los que preguntó sobre las medidas que les han llevado al éxito, su gestión de una plantilla formada por 76.000 trabajadores y su sistema de interproveedores; habló con un grupo de trabajadores que aseguraron estar muy satisfechos, y lo hizo asimismo con algunos empleados y proveedores para que dieran testimonio de "la otra cara" del 'modelo Mercadona'. La polémica en redes sociales entre defensores y detractores de la cadena de supermercados no se hizo esperar.